Inicio ASP La sanidad en Cataluña tiembla por el espectáculo político

La sanidad en Cataluña tiembla por el espectáculo político

Compartir

La sanidad pública de Cataluña ha perdido 1.400 millones de euros por los recortes presupuestarios en los últimos 4 años. Unas cifras que han marcado reducciones salariales, reducciones de personal, aumento de las listas de espera y cierres de camas, quirófanos y reducción de servicios.

Boi Ruiz aseguró durante la campaña que pasar de un presupuesto de 9.875 millones de euros en 2010 a 8.466 en 2015 (1409 millones de euros menos) era la consecuencia de la “infrafinanciación crónica” del Estado, pero a pesar de todo la Generalitat había dedicado el 40% de su presupuesto a Salud.

Sin embargo, las propuestas delas elecciones del 27S no parecen ser muy tranquilizadoras. Mientras Junts pel Sí tiene una propuesta genérica como mejorar la cobertura pública universal, la creación de una Agencia Catalana del Medicamento y mejorar las urgencias y las listas de espera, CUP es algo más concreto porque propone la reformulación del modelo sanitario actual y buscar cómo revertir los procesos de privatización. Ambos partidos tendrán que ponerse de acuerdo para gobernar.

Divergencias entre la propuesta actual y la historia reciente
Boi Ruiz, conseller de Salut de CiU tuvo que reducir los horarios de quirófanos y llegó, incluso a poner salas públicas a disposición de los pacientes privados en horas valle, ¿qué harán ahora?, ¿es compatible eliminar la posibles privatizaciones y mejorar la actividad realizada hasta ahora?, ¿quién pagará las investigaciones en curso?, ¿y las futuras?

Todos los analistas, independientemente de las cuestiones políticas, auguran graves pérdidas económicas para Cataluña si el desafío independentista de Artur Mas da más pasos. Los propios Mas y Ruiz han logrado que el Instituto Catalán de Salud se convierta en un conglomerado de más de 20 sociedades en las que han empezado a participar empresas como CVC-Capio, Ribera Salud, USP o HM Hospitales de Madrid, obteniendo una financiación extra . Han sido los votos de CiU, PSC y ERC los han evitado que se hagan comparecencias que explicaran estas actividades. El último problema conocido son los casos de corrupción que asolan a los dirigentes catalanes y que incluyen conciertos sanitarios y obras millonarias.

Incluso CatSalut acaba de notificar a los centros sanitarios, sociosanitarios y de salud mental concertados que no recibirán el importe de sus conciertos hasta dentro de un mes (pasando de 90 a 120 días de demora).

Todos estos “problemas”, sin embargo, no han conseguido eliminar una sanidad de referencia con profesionales de referencia. De hecho son los médicos y profesionales los que han salvado al sistema.

Para motivar a los profesionales los nuevos dirigentes de Junts pel Sí y CUP tendrán que explicar de dónde van a sacar las partidas presupuestarias, porque ahora mismo la confianza de los profesionales está bajo mínimos.
..Alfonso González