Inicio ASP Admitida a trámite la querella contra la presidenta del ICOMEM, Sonia López...

Admitida a trámite la querella contra la presidenta del ICOMEM, Sonia López Arribas, por prevaricación

Compartir

El funcionamiento del Colegio de Madrid no puede normalizarse porque su presidenta, Sonia López Arribas, podría estar cometiendo ilegalidades y arbitrariedades en su puesto. Esta es la razón por la que el juez ha atendido la solicitud de admisión a trámite del fiscal del caso.

Según la información del juzgado se ha admitido a trámite la querella porque hay indicios de delito en la actuación Sonia López Arribas. El artículo 404 del Código Penal castiga a la autoridad que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo, y además, las diligencias previas remarcan que el Código Penal no sanciona la mera ilegalidad sino la arbitrariedad, siendo este requisito el que diferencia las ilegalidades administrativas del delito de prevaricación.

El hecho que aprueba el fiscal, una vez estudiado el caso, es que López Arribas tiene una conducta de “permanente obstrucción al normal funcionamiento del Colegio”, de manera continuada, e insiste en la posibilidad de responsabilidades penales por la contratación de Antonio Mora como Director General, al que le concedió un sueldo de 153.000 euros anuales, y una vez que la Asamblea de Compromisario solicitó su “despido”, pasó a ser asesor de presidencia con sueldo, despacho pero sin horario o funciones específicas.

Es habitual ver a López Arribas en diferentes actos representando al Colegio junto al consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, y a otras autoridades. ¿Debería el consejero pedirle a López Arribas que se aparte de su cargo mientras está en este proceso judicial?, ¿puede el consejero seguir haciéndose fotos con una persona que está acusada de “corrupción”?, ¿le estará pidiendo López Arribas a Sánchez Martos algún tipo de “ayudita” en los juzgados?

Para el fiscal hay evidencias de que la actual presidenta utiliza su cargo para su beneficio personal, aunque eso suponga un problema para el Colegio de Médicos de Madrid y el colectivo que lo forma, de hecho no tiene reparos en acudir a actos públicos para una reivindicación personal aunque sabe que está en un proceso judicial acusada formalmente de prevaricar.
..Alfonso González