No se pierda

El 20% de los pacientes de traumatología llega a consulta con lesiones mal curadas

28 de octubre, 2015
Lesion

Según los datos publicados, hasta el 20% de los pacientes de traumatología llega con lesiones mal curadas a la consulta. Las razones: diagnósticos y tratamientos fallidos y, en un amplio porcentaje de casos, una mala rehabilitación por parte del paciente, que minimiza la gravedad de la lesión y de las consecuencias, a pesar de que Traumatología es la especialidad en la que más se buscan segundas opiniones.

Según los expertos, este es el perfil de las lesiones mal curadas más habituales:

  • Lesiones musculares de tendones y ligamentos, por sobre carga
  • Lesiones articulares, sobre todo en hombro y de codo
  • Lesiones traumáticas como el esguince de tobillo o rodilla, que suelen banalizarse
  • Lesiones deportivas específicas, que requieren médicos bastante especializados

La mala práctica del deporte suele ser una causa habitual de estas dolencias. “El pádel, por ejemplo, es un deporte que no requiere una gran preparación física. Es divertido y fácil de practicar y se ha extendido entre la población. Pero sin una preparación mínima, puede exponer a nuestro cuerpo a posibles lesiones”, explica el Dr. Ángel Bigas, experto en Medicina del Deporte en el Instituto de Ciencias médicas COS. “En mi consulta de medicina deportiva, casi el 50% de las consultas son de jugadores de pádel. La inexperiencia del principiante puede llevar a un sobreesfuerzo físico, por la práctica del deporte durante demasiado rato o por no guardar el tiempo suficiente de recuperación”.

El consejo más eficaz es que el paciente no banalice su dolor, se interese desde el principio por si puede ser un caso de atención especial y siempre siga las pautas de tratamiento realizadas por su doctor. “Muchas veces se da el caso de que el paciente que no le da importancia a la dolencia, o simplemente tiene prisa y decide empezar un tratamiento por su cuenta o realizarlo de forma paralela, con el consecuente peligro de cronificación y ralentización de la evolución favorable de la lesión”, asegura el Dr. Francesc Soler Romagosa, Jefe de Cirugía Ortopédica y Traumatología de EGARSAT (Mutua de Accidentes de Trabajo). “Es importante destacar que ningún caso es igual que otro y solamente el doctor especializado tiene el conocimiento y sabe exactamente la dolencia o lesión que puede padecer el paciente, así como su tratamiento“.

Pero una lesión mal curada no sólo afecta a la salud sino al bolsillo del paciente. “El coste suele ser normalmente alto si se siguen tratamientos inefectivos”, asegura el Dr. David López Capapé, traumatólogo, especialista en cirugía ortopédica y medicina del deporte en la Clínica CEMTRO y en BiClinic. “Hay pacientes que puede llegar a gastarse entre 600 y 1.000 euros en fisioterapia, osteopatía, acupuntura u otras terapias alternativas hasta que se da con el diagnóstico correcto y la pauta a seguir si se tiene una lesión determinada”, añade. A estos gastos hay que sumar los derivados de otro tipo de factores como el que pueda suponer una baja laboral. Por ejemplo, una tendinitis de codo puede suponer 1 mes de baja, y una lesión de ligamentos cruzados de rodilla puede necesitar un reposo de hasta 6 meses.

Consejos que te ayudarán a evitar pasar por malas experiencias:

  1. Cumple a toda costa las indicaciones de tratamiento de tu médico y evita incumplirlas por muy pesada que pueda ser el tipo de rehabilitación
  2. Si ves que no mejora o sigues con dolores comunícaselo a tu médico cuanto antes, no des por hecho que una recuperación va bien solo porque estés cumpliendo el proceso, a veces no funciona y hay que cambiarlo
  3. Antes de que se vaya de las manos, pide una segunda opinión médica
  4. Dedica tiempo a la búsqueda del mejor especialista en su área, confirma su trayectoria, sus logros y asegúrate que estás en las mejores manos desde el principio

En palabras de Alberto Porciani, CEO de Top Doctors “lo más importante es seleccionar al mejor profesional y seguir siempre las pautas de recuperación de forma precisa. Sin embargo, todavía resulta complicado localizar el mejor médico para un caso específico y, al final, ante la ausencia de criterios más objetivos, se acaba recurriendo al médico más cercano”.