Inicio ASP La readmisión después de una resección pulmonar: Aproximación al alcance del problema

La readmisión después de una resección pulmonar: Aproximación al alcance del problema

Compartir

Aproximadamente el 7,4% de los pacientes experimentan una readmisión no planificada dentro de los 30 días después de la resección pulmonar. Y pese a que la cirugía torácica videoasistida (VATS) es capaz de mejorar los resultados a corto plazo, tanto en pacientes con cáncer como en pacientes no oncológicos, sorprendentemente, no mejora las tasas de reingreso. Por otra parte, el aumento de la incidencia de complicaciones de fuga de aire en la VATS sugiere que existe una necesidad continua por perfeccionar la técnica quirúrgica.

¿Por qué son importantes los reingresos?” preguntó Austin Ward, Doctor en Medicina de la Universidad de Kentucky, en Lexington, “porque los reingresos son caros“, respondió. Pero los reingresos también están asociados a la mortalidad.

El Dr. Ward presentó su análisis del conjunto de datos del Programa Nacional de Mejoras en la Calidad Quirúrgica del Colegio Americano de Cirujanos (ACS-NSQIP) en el Congreso Clínico del ACS de 2015 y tuvo como objetivo proporcionar datos de referencia para los esfuerzos de mejora de la calidad.

Los investigadores identificaron 8930 pacientes de ACS-NSQIP y utilizaron el código de terminología procesal actual (CPT) para determinar el tipo de resección y abordaje quirúrgico. El análisis incluyó a 4942 pacientes que recibieron VATS y 3766 pacientes que recibieron toracotomía (THOR) y según los datos originados en el NSQIP, una gran proporción de las cirugías fueron realizadas por cirujanos generales.

El Dr. Ward utilizó el código CIE-9 para identificar el diagnóstico operativo (paciente con cáncer vs no oncológico) y observó que los pacientes con cáncer primario de pulmón tendían a ser mayores y más enfermos que los pacientes no oncológicos, y eran más propensos a tener los tipos de resultados registrados por el NSQIP.

La mayoría de resecciones (un 59.5%) se realizaron para el cáncer de pulmón y de ellas, un 73% fueron lobectomías. Las tasas de morbilidad fueron de un 9% para VATS y un 15,3% para THOR (P <0,001). Las tasas de mortalidad fueron de 1,2% para VATS y de 2% para THOR (P <0,001) y la duración media de ingreso fue de 4 días para VATS y 5 días para THOR (P <0,001).

Ni el abordaje quirúrgico ni el diagnóstico preoperatorio influyeron en la tasa de readmisión no planificada. Dr. Ward fue, sin embargo, capaz de identificar varios factores que se asociaron con la readmisión.

El Dr. Ward también observó que los pacientes que se rehabilitaron en un lugar distinto a su hogar tenían más probabilidades de ser readmitidos; sin embargo, la morbilidad temprana parece ser protector contra la readmisión. El Dr. Ward, pensó en la hipótesis de que esta aparente paradoja se deriva del hecho de que los pacientes con morbilidad temprana eran más propensos a permanecer en el hospital más tiempo.

Este es un estudio muy puntual sobre un tema no bien investigado“, explicó Bernard J. Park, Doctor en Medicina de la de la Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. “Creo que simplemente confirma la evidencia de que tenemos que mirar de cerca a estos pacientes“, añadió. Y es que, a pesar de la creciente conciencia de la importancia de la readmisión después de la cirugía, pocos estudios han investigado las tasas y las causas de readmisión tras una resección pulmonar.
..Susana Calvo