No se pierda

Pacientes con ataque al corazón deberían ser analizados y tratados de posible Diabetes

16 de noviembre, 2015
sangre diabetes

Como ha indicado un nuevo estudio, el diagnóstico y tratamiento del infarto de miocardio (IM) en pacientes que tienen diabetes puede mejorar sustancialmente los efectos relacionados con el corazón.

Las personas que acuden a los servicios de urgencias con infarto agudo de miocardio a menudo también tienen diabetes, lo que les pone en mayor riesgo de repetición de infarto, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular.

A menudo esa diabetes no ha sido diagnosticada o se diagnostica en la admisión, pero no está siendo tratada, como explicaron Viet Le Mpas, investigador del Intermountain Medical Center en Salt Lake City, Utah, y sus colegas el 8 de noviembre con motivo de las Sesión Científica Anual de la Asociación Americana del Corazón de 2015.

Los investigadores estudiaron a casi 6.000 pacientes tratados de IM entre 2002 y 2013 por los médicos de Intermountain, de los cuales 3.778 no tenían antecedentes de diabetes antes de la admisión. Entre ellos, los investigadores identificaron 707 que cumplieron con los criterios para un diagnóstico de la diabetes en la admisión. Pero de los 707, sólo el 30% fueron diagnosticados clínicamente en el hospital y tratados inmediatamente.

Se descubrió además que los que no fueron diagnosticados pero cumplieron con los criterios para un diagnóstico de diabetes tenían 1,5 veces más el riesgo de un evento cardíaco adverso mayor (MACE) un año después de la descarga (razón de momios [OR] = 1,5; IC del 95%: 1,3 a 1,7 ; P <0,0001), en comparación con aquellos sin antecedentes de diabetes. Pero los investigadores hallaron que ese riesgo se veía atenuado si el diagnóstico se hacía en el momento del IM agudo. No hubo diferencia significativa de MACE entre las personas con diabetes diagnosticada en el momento del ataque al corazón y aquellas sin diabetes (OR = 1,3; p = 0,15). Los criterios para el diagnóstico de la diabetes fueron bien una tasa de glucosa en ayunas de al menos 126 mg / dL, una glucosa al azar de al menos 200, o un HbA1c de al menos un 6,5%.

“Fruta madura”
El Dr. Viet Le señaló que los médicos están perdiendo la oportunidad de encontrar y tratar la diabetes cuando las personas se presentan con un ataque al corazón. “Son fruta madura“, comentó. Él recomienda que los médicos de urgencias comprueben si los pacientes que llegan con un ataque al corazón tienen diabetes. Si se confirma, el tratamiento para la diabetes debe comenzar inmediatamente.

Dice que no aboga por un control demasiado agresivo o estricto de la diabetes para los recién diagnosticados en urgencias, pero sí apuesta por empezar a controlar la glucosa. “Sus A1cs están en el rango de 8, 9 y 10. Sólo acercándolos a la normalidad se podrá mejorar su salud“, añadió.

Necesaria toma de conciencia
A menudo las pruebas para la diabetes no parecen estar en el radar de los médicos de urgencia, ya que se están enfrentando a un ataque al corazón, pero el doctor Le señala que la verificación puede hacerse simplemente añadiendo una solicitud del nivel de HbA1c de la muestra de sangre ya extraída en el servicio de urgencias. La falta de conciencia, más que la falta de tiempo o financiación, es lo que está provocando que estas pruebas no se lleven a cabo, tal y como apunta el Dr.Le.

Nosotros decimos que si usted tiene diabetes, usted está en riesgo de padecer una enfermedad coronaria, pero nos olvidamos de que si usted ha tenido un ataque al corazón, es probable que esté en riesgo de tener diabetes”. En su opinión y la de sus colegas, se deberían implementar protocolos para identificar más agresivamente la incidencia de diabetes, ya que podrían hacer variar significativamente los resultados clínicos de los pacientes a los que no se les ha diagnosticado la diabetes previamente. “El siguiente paso es conseguir que se publique la investigación y luego pasar de una revisión retrospectiva a un estudios prospectivo”, concluyó.
..Susana Calvo