No se pierda

Cardiólogos y odontólogos acuerdan convertir la clínica dental en promotor de prevención primaria de enfermedad cardiovascular

16 de noviembre, 2015
Clinica Dental

La creciente evidencia sobre la vinculación de la enfermedad cardiovascular y periodontal abre las puertas de la Casa del Corazón a la Periodoncia. El objetivo es que los cardiólogos estén más pendientes de la salud bucodental y los odontólogos más atentos a la salud cardiovascular de sus pacientes, convirtiendo la clínica dental en un centro promotor de salud y de prevención de eventos cardiovasculares.

Los presidentes de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), junto con destacados miembros del recientemente creado grupo de trabajo SEPA-SEC, quieren formalizar la creciente colaboración entre ambas instituciones y para llamar la atención sobre los importantes lazos que unen la salud cardiovascular y la salud de las encías.

Y es que cardiólogos y odontólogos unen sus fuerzas para optimizar la prevención de la enfermedad cardiovascular y periodontal. El Grupo de Trabajo SEC y SEPA, con la colaboración de DENTAID, ha elaborado el primer documento de consenso en este ámbito, con consejos prácticos para la población, así como para los propios odontólogos y cardiólogos. No solo se recalca que la enfermedad periodontal es un factor de riesgo cardiovascular sino que, además, se destaca la necesidad de que cardiólogos y odontólogos colaboren activamente. Se demanda que los cardiólogos informen a los pacientes de esta relación entre el sistema cardiovascular y la salud de la boca, así como de los cuidados que deben seguirse; por su parte, se exige a los dentistas que valoren entre sus pacientes a aquellos que puedan tener un riesgo cardiovascular mayor, les identifiquen y aconsejen unas medidas básicas. Esto requiere mejorar la comunicación entre el cardiólogo y el odontólogo, así como el diseño de actuaciones que se apoyen en la evidencia disponible y su difusión en la comunidad médico-odontológica.

El documento aporta recomendaciones que permiten ayudar a la prevención conjunta de las enfermedades cardiovasculares y de las enfermedades periodontales. Se pretende, incluso, que estas directrices se integren dentro de las Unidades de Rehabilitación Cardiaca, como iniciativa piloto para evaluar el impacto de la adopción de medidas de salud bucodental en los pacientes ya afectados por una enfermedad cardiovascular.