No se pierda

Dr. Guillermo Sierra: A los políticos les pedimos que el dinero de la sanidad no vaya a la construcción de un polideportivo por cuestiones electorales

20 de noviembre, 2015
Guillermo Sierra

​Desde el aprecio y el respeto que me merecen los políticos, es aconsejable que tengan presente sus limitaciones y no lleven la prepotencia a las mesas de negociación de la problemática sanitaria. Con esta compañera de viaje, los posibles acuerdos son sustituidos por las imposiciones y estas no suelen terminar bien. Decía Eurípides que aceptando su ignorancia pueden conseguir el “arte practico del buen gobierno”.

​De la asistencia sanitaria saben los profesionales, por lo que es conveniente y beneficioso que se dejen asesorar. Deben escuchar y atender sus opiniones, que no obedecen a intereses partidistas ni preelectorales.

​Junto a la eficacia, la eficiencia y la efectividad, la satisfacción de los profesionales, no solo económica sino también de reconocimiento profesional, es uno de los pilares de la calidad asistencial, motivo por el cual deben dirigir su actuación a conseguir esta.

​Es conveniente que la financiación sanitaria sea finalista, esto es, que no vaya el dinero de la sanidad por interés electoral a la construcción de un polideportivo, de un aeropuerto o a otro menester.

​Hay que profesionalizar los cargos directivos. La pertenencia a un partido político o la afinidad con el mismo no puede ser un mérito. En la elección de los mismos deben participar de alguna manera los profesionales sanitarios del Centro.

​Hay que recuperar los concursos oposición transparentes para optar a los diferentes niveles de ejercicio profesional, donde se valoren los méritos académico-asistenciales, la experiencia, la dedicación, las habilidades y los conocimientos de gestión. Así mismo deben ser elegidos por los propios profesionales, y hacerse públicos los méritos de cada profesional que opte a una plaza, así como la entrevista que puede ser grabada.

​Deben hacer funcionar al máximo los quirófanos, las consultas y los servicios centrales de los centros públicos con profesionales del mismo centro, remunerándoles según su trabajo, su dedicación y sus resultados. No pueden permanecer sin actividad asistencial tantas horas los centros asistenciales públicos. La finalidad social de la asistencia sanitaria no pública debe ser prioritaria a la mercantil.

​Siempre bajo el lema de una buena gestión, los intereses mercantiles deben ser secundarios a los asistenciales y los intereses sanitarios del paciente son prioritarios a todo lo demás.
..Dr. Guillermo Sierra. Expresidente de la OMC