Inicio ASP Las inyecciones de ozono, prometedoras para la osteoartritis de rodilla

Las inyecciones de ozono, prometedoras para la osteoartritis de rodilla

Compartir

Tal y como sugiere un ensayo aleatorio controlado, una inyección de ozono en la rodilla puede aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida para las personas con osteoartritis de rodilla. “Cuando vi los resultados me quedé muy sorprendida” dijo Virginia Fernandes Trevisani, Doctora en Medicina de la Universidad Federal de Sao Paulo, que presentó el hallazgo en el Colegio Americano de Reumatología (CAR) en su Reunión Anual de 2015.

El ozono parece inhibir las prostaglandinas y citocinas y reducir el estrés oxidativo”, comentó la doctora. El ozono lleva siendo utilizado en Europa durante muchos años para el tratamiento de cáncer, el SIDA, caries, artritis reumatoide, y una variedad de otras dolencias. Sin embargo, no está aprobado para uso clínico en Brasil o en Estados Unidos, y los únicos estudios existentes relativos a la artrosis han sido informes de casos, como explicó la doctora, que comentó que ella misma fue escéptica cuando leyó la literatura existente.

Para probar las reclamaciones, la Dra. Trevisani y sus colegas reclutaron a 98 personas con edades comprendidas entre los 60 y 85 años, que cumplían los criterios del CAR para la osteoartritis de rodilla.

Los investigadores asignaron al azar a 63 pacientes para que se les suministrara una inyección de 10 ml. de gas de ozono, una vez por semana durante 8 semanas, y a otros 35 pacientes elegidos aleatoriamente, se les inyectó aire, ya que representaban al grupo de control.
El equipo utilizó un dispositivo especialmente diseñado para inyectar los gases, ya que, como explicó la doctora, es importante seguir los procedimientos correctos porque el ozono puede ser tóxico si se inhala.

Al inicio del estudio, la edad, el sexo, el dolor rigidez de las articulaciones, la actividad física, actividad funcional, y los aspectos emocionales fueron similares en los grupos de ozono y de control.
A las 16 semanas, el dolor, el estado funcional, la salud general y la calidad de vida fueron significativamente mejores en el grupo de ozono que en el grupo control: “Han sido muy buenos resultados“, dijo la Dr. Trevisani.

Surgieron diferencias en algunas pruebas en la primera semana y en la cuarta semana, en la mayoría de ellas. Sin embargo, la puntuación de la rigidez WOMAC sólo fue significativa en la semana 8. Y no hubo diferencia entre los grupos de ozono y de control en la prueba Timed Up and Go, que evalúa el tiempo que tarda un participante en ponerse de pie, caminar una distancia determinada, regresar y sentarse. Además del dolor y la rigidez, esta prueba evalúa el equilibrio y la fuerza, lo que podría explicar la falta de diferencias entre los grupos, explicó.

Los únicos eventos adversos fueron accidentes relacionados con las punciones, dos de los cuales ocurrieron en el grupo de ozono y uno en el grupo control. Dos pacientes del grupo de ozono no completaron el estudio.

Los resultados son sorprendentes”, dijo James Udell, Doctor en Medicina del Grupo Artritis en Filadelfia, que moderó la conferencia de prensa que tuvo lugar después de que el equipo del CAR definiera el estudio como uno de los resúmenes más interesantes que se han presentado. Para finalizar, la Dr. Trevisani informó de que ella y sus colegas utilizan la resonancia magnética para ver si el ozono tiene un efecto sobre el cartílago.
..Susana Calvo