No se pierda

Descubren mejores opciones para pacientes con esquizofrenia resistente a tratamiento

26 de noviembre, 2015

En los entornos de mundo real, los pacientes con esquizofrenia, cuyos síntomas no responden a los medicamentos antipsicóticos estándar, tienen mejores resultados si cambian a la clozapina en lugar de a otro antipsicótico estándar. Tienen menos hospitalizaciones, continúan con esa nueva medicación más tiempo, y es menos probable que tengan que utilizar antipsicóticos adicionales. Estos hallazgos fueron publicados el 6 de noviembre en la revista American Journal of Psychiatry.

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta hasta a un uno por ciento de la población adulta. Los antipsicóticos son eficaces para aliviar los síntomas de la mayoría de los pacientes, pero cerca de un 30% no responden bien a los tratamientos estándar y se considera que tienen esquizofrenia resistente al tratamiento. Mientras que los ensayos han indicado que la clozapina es eficaz para estos casos, su eficacia no ha sido estudiada en profundidad en la práctica clínica.

A menudo, cuando un medicamento antipsicótico tradicional no funciona, los médicos cambian a otro antipsicótico tradicional. A menudo se considera a la clozapina como un fármaco que se utiliza como último recurso, aunque es el único medicamento aprobado por la FDA para la esquizofrenia resistente a tratamiento.

El nuevo estudio fue realizado a partir de los datos de 6.246 pacientes cuyos patrones de tratamiento fueron coherentes con la resistencia al tratamiento. Se trata del mayor estudio que compara directamente la eficacia de la clozapina con antipsicóticos convencionales en esta población en entornos de práctica rutinaria.

Los resultados son alentadores y oportunos ya que la FDA amplió recientemente el acceso a la clozapina. En el pasado, el acceso era limitado, en parte debido al riesgo de agranulocitosis, una condición que puede hacer que la gente sea más susceptible a las infecciones. Durante 25 años ha estado en vigor un sistema para gestionar con éxito los riesgos de agranulocitosis, mediante un seguimiento regular de los niveles de glóbulos blancos. Médicos líderes creen que los límites en el uso de la clozapina han sido demasiado restrictivos. Las nuevas reglas de la FDA todavía requieren un monitoreo regular de sangre, pero permiten a los prescriptores tomar decisiones basadas en los beneficios y los riesgos que pueden reportar a cada paciente, en lugar de seguir rígidamente las normas universales.

Estos resultados dan a los médicos una orientación importante para ver cómo ayudar a un grupo de personas tan extremadamente vulnerable“, dijo T. de Scott Stroup, Doctor en Medicina, autor principal del estudio y profesor de psiquiatría en el Columbia University Medical Center e investigador del Instituto de Psiquiatría del Estado de Nueva York. “Si ayudamos a las personas con esquizofrenia resistente a tratamiento a que empiecen un tratamiento eficaz antes, podremos esperar mejores resultados.
..Susana Calvo