No se pierda

La meditación de atención plena es mejor que los placebos para el alivio del dolor

27 de noviembre, 2015
meditacion de atencion plena

La meditación de atención plena reduce el dolor manifestado más significativamente que un placebo, según un grupo de investigadores estadounidenses, que observaron que se emplean mecanismos neuronales distintos según las diferentes intervenciones que se llevan a cabo para aliviar el dolor.

El estudio en voluntarios sanos reveló que aunque una crema placebo y una simulación de meditación de atención plena reducen significativamente el dolor experimentado en respuesta a un estímulo térmico, pero la meditación consciente logra reducciones de dolor significativamente mayores que ambas.

Los resultados también mostraron que los mecanismos neuronales empleados para reducir el dolor fueron diferentes en la meditación consciente y en el placebo, lo que indica que hay múltiples vías para la modulación del dolor.

En comparación con las condiciones de placebo, el alivio del dolor a base de la meditación consciente involucra múltiples mecanismos que están asociadas con el control cognitivo, regulación de las emociones y la reducción de la activación de los procesos sensoriales de bajo nivel“, comentó su investigador principal, Fadel Zeidan, Doctor en Medicina y profesor asistente de neurobiología y la anatomía de la Wake Forest Baptist Medical Center, en Winston-Salem, Carolina del Norte.

Los resultados también nos muestran que la atención plena emplea un subconjunto único de regiones del cerebro en comparación con las condiciones de placebo. En pocas palabras, estos resultados proporcionan más evidencia de que la meditación consciente no es un pseudotipo de intervención cognitiva“.

La investigación fue publicada el 18 de noviembre en el Journal of Neuroscience.

¿Efecto duradero?
El equipo llevó a cabo una serie de experimentos en los que 75 voluntarios sanos (con una edad media de 27 años) fueron seleccionados al azar para que siguieran durante 4 días bien un tratamiento de meditación de atención plena, un condicionamiento con placebo, una meditación de atención plena simulada o una intervención de control de escucha de libros, para determinar el impacto de estas intervenciones sobre el dolor.

Los participantes completaron inicialmente el Freiburg Mindfulness Inventory short form (FMI), y después se sometieron a un entrenamiento psicofísico en el que se familiarizaron con la exposición a estímulos térmicos de 35º a 49ºC durante 5 segundos en el brazo izquierdo, a través del analizador neurosensorial TSA-II (Medoc, Ramat Yishai, Israel). También fueron evaluados mediante el uso de una escala visual analógica de valoración del dolor.

A continuación, los participantes se sometieron a una resonancia magnética del cerebro, mientras que experimentaban cualquiera de los estímulos térmicos neutros o dolorosos en la pantorrilla derecha. A esto le siguió un entrenamiento / preparación a una de las intervenciones.

El entrenamiento de la meditación de atención plena se gestionó mediante una sesión de 20 minutos al día durante 4 días. La falsa meditación consistió en decirles a los participantes que cerrasen los ojos y respirasen profundamente. En el caso del placebo, se dijo a los participantes que estaban participando en un ensayo para una anestesia local tópica (vaselina). El grupo de control escuchó grabaciones de un libro que fue previamente validado como un punto de comparación neutro.

Siendo de nuevo evaluados mediante resonancia magnética, los participantes experimentaron estímulos térmicos neutros y dolorosos durante una sesión de manipulación, en la cual se pidió a los grupos de atención plena real y falsa que comenzaran a meditar, al grupo de placebo se le suministró una aplicación tópica de la crema, y a los participantes del grupo control se les dijo que no se movieran y que mantuvieran los ojos cerrados.

Los resultados revelaron que todos los grupos reportaron cambios significativos en la intensidad del dolor antes y después de la sesión de manipulación en respuesta a estímulos térmicos dolorosos (P = 0,002). Esta consistió en una reducción significativa de la intensidad del dolor después de la meditación consciente, la farsa de atención plena, y el placebo, y un aumento significativo de la intensidad del dolor después de la intervención de control.

Un análisis más detallado indica que la meditación de atención plena está asociada a una reducción significativamente mayor en la intensidad e incomodidad del dolor frente a placebo (p = 0,032 y P <0,001, respectivamente).

También se observaron reducciones significativas en la intensidad y la incomodidad del dolor con la meditación consciente, en comparación con la meditación simulada (P = 0,030 y P = 0,043, respectivamente) y con la intervención de control (P <0,05 para ambos).

Curiosamente, la resonancia magnética reveló que el alivio del dolor después de la meditación consciente se asoció con una mayor activación de las regiones del cerebro vinculadas a la modulación cognitiva del dolor, como la orbitofrontal, la cingulada anterior subgenual, y la corteza insular anterior.

En contraste, el placebo estaba ligado a la activación de la corteza prefrontal dorsolateral y la desactivación de la corteza somatosensorial secundaria, que está vinculada con el procesamiento sensorial. La meditación simulada se asoció con reducciones en la frecuencia respiratoria en comparación con otras intervenciones, pero no se observaron cambios significativos en la actividad neuronal.

Al analizar los hallazgos, el Dr. Zeidan comentó que no está claro cuánto tiempo podría durar el efecto de la atención plena en el alivio del dolor.”Es muy difícil de concretar, y la respuesta es probablemente sea que no mucho. Dicho esto, en un estudio anterior, encontramos que después de una intervención de la meditación de 3 días, los sujetos sentían menos dolor en comparación con un grupo control, incluso cuando no estaban meditando“, dijo.

Sin embargo, en el presente estudio, el alivio del dolor se produjo durante la meditación. Se necesitan más datos para ver si el efecto analgésico de la meditación se produce incluso cuando no están meditando y cuánto entrenamiento se requiere”.

El papel de la meditación de atención plena en la gestión del dolor clínico también está abierto a debate.

En este punto, no veo que la meditación consciente llegue a sustituir terapias tradicionales para el dolor”, dijo el Dr. Zeidan. “Sin embargo, reconozco que las terapias basadas en la atención plena sirven como herramientas complementarias que se puede utilizar en combinación con otras terapias / tratamientos para reducir los costes médicos y de intervención farmacológica“.

Uno de los aspectos interesantes de los hallazgos del estudio fue que la atención plena simulada también produjo efectos beneficiosos sobre el dolor. ¿Cree el Dr. Zeidan que hay aspectos de la meditación simulada que podrían ayudar a optimizar la atención plena para el tratamiento del dolor?

¡Por supuesto! Simplemente el hecho de estar meditando y haciendo respiraciones profundas produce reducciones significativas en el dolor. Se necesita más investigación de la técnica de meditación simulada, pero nos pareció que existen mecanismos analgésicos asociados a una reducción de la tasa de respiración y a una postura de meditación“, dijo.

Este trabajo fue apoyado por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa; el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares; por el Instituto “Mente y Vida” y por el Wake Forest Center de Medicina Integral.
..Susana Calvo