No se pierda

El Congreso de Cooperación Internacional OMC considera urgente la atención a los refugiados por encima de cualquier otra consideración o interés

1 de diciembre, 2015
Atencion a los refugiados

El I Congreso de Cooperación Internacional de la Organización Médica Colegial (OMC) que reunió en Granada durante tres días a profesionales sanitarios, mediadores socioculturales, instituciones públicas, organismos internacionales y ONG para analizar la crisis del Mediterráneo, entre otros temas, concluyó con una Declaración de Granada en la que se señala que “es urgente priorizar la atención a los seres humanos por encima de cualquier otra consideración o interés“.

La crisis humanitaria del Mediterráneo fue el eje central de este Congreso, un tema que fue abordado desde el punto de vista profesional, humanitario y político. Contó con la participación de ONG como Médicos Sin Fronteras, Cruz Roja Internacional, Amnistía Internacional, Medicusmundi o Mensajeros de la Paz, e instituciones como la Federación Española de Municipios y Provincias, Salvamento Marítimo y el Instituto de Estudios de Conflictos y de Acción Humanitaria (IECAH).

La intervención médico-humanitaria, la seguridad en el terreno, las operaciones de rescate, el derecho internacional y las políticas de asilo, las responsabilidades de las autoridades políticas, fueron los aspectos abordados por un amplió panel de ponentes que coincidieron en señalar que la crisis del Mediterráneo en Europa es la mayor crisis humanitaria y de refugiados desde la II Guerra Mundial.

El Congreso, organizado por de la Organización Médica Colegial (OMC) a través de su Fundación de los Colegios Médicos para la Cooperación Internacional (FCOMCI), que se celebró en el Colegio de Médicos de Granada del 26 al 28 de noviembre, finalizó con la siguiente declaración.

DECLARACION DE GRANADA

  1. Urgente necesidad de priorizar la atención a los seres humanos por encima de cualquier otra consideración o interés.
  2. Exigir a los Gobiernos europeos los recursos sanitarios necesarios para atender a la población de refugiados, sabiendo que las vallas, las alambradas y guetos no son ni serán nunca las soluciones.
  3. Exigir el cumplimiento estricto de las leyes internacionales para la protección de las instituciones sanitarias en las áreas de conflicto y abrir urgentemente una investigación independiente del reciente bombardeo del hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán.
  4. Exigir a los Gobiernos europeos la inmediata respuesta ante extrema necesidad de agilizar los procesos de acogida y reubicación de los cientos de miles de refugiados que huyen de los conflictos armados de 14 países en guerra.
  5. En el siglo XXI, ningún país por sí mismo, puede afrontar aisladamente los retos que suponen los flujos de refugiados que la crisis del Mediterráneo ha generado y que actualmente se aproximan a un millón de seres humanos. Es por ello, que la sociedad civil, en la Europa de los valores y ante los titubeos y dilaciones de los Gobiernos, debe tomar la iniciativa y exigir el fin de la tragedia.
  6. Los médicos nos reiteramos en nuestro compromiso permanente en la defensa de los derechos humanos y dignidad de las personas en cualquier parte del mundo, así como en la lucha contra el sufrimiento, el dolor y la enfermedad.