No se pierda

Profesionales sanitarios y políticos consideran que el RD 521/87 no vale para un modelo moderno de gestión

1 de diciembre, 2015
AMYTS

¿Ha perdido vigencia el RD 521/87 de Estructura, Organización y Funcionamiento de Hospitales? Pues a tenor de lo que expusieron tanto los profesionales sanitarios como los políticos que se dieron cita en el XI Círculo Sanitario de AMYTS, habría que decir que sí, pero no un sí rotundo, sino con matices, y es que debería ser evaluado.

El acto que, estuvo inaugurado por el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, este se mostró partidario de evaluar el RD. ¿El motivo? Que la sociedad y la sanidad ha cambiado mucho desde 1987. Para ello puso un ejemplo muy ilustrativo; hace 28 años, el cáncer, el SIDA y la Hepatitis C eran enfermedades mortales; a día de hoy no es así.

La primera mesa redonda estuvo formada por los siguientes profesionales sanitarios:

  • Dr. Julio Mayol, jefe de Sección Cirugía General y Dr. del Hospital Clínico San Carlos.
  • Dr. Cristobal López-Cortijo, jefe de Sección Otorrinolaringología del Hospital Puerta de  Hierro Majadahonda, vicepresidente de AMYTS.
  • Juan Carlos Mejías, enfermero, secretario de Acción Sindical del SATSE Madrid.
  • Miguel Ángel Mañez, economista y gestor sanitario.

Por orden de intervención, el primero en abrir el debate fue el representante de la profesión enfermera. Para Mejías, el RD 521/87 no debe ser contemplado como un error, pero si en su desarrollo, y es que considera que es “un RD que deja la enfermería en inferioridad, cuando la enfermería también tiene que estar presente en la cúpula de la gestión”.

Para López Cortijo, vicepresidente de AMYTS, la vigencia del RD para la organización y gestión de los hospitales ya ha quedado obsoleta, y es que es “un RD que ya no vale”. Para darle utilidad propone “dedicar más % del PIB a Sanidad” y, que los profesionales “pongan cordura”, para lo que los “enfermeros y médicos tenemos que ir de la mano”.

Mañez, experto en la gestión sanitaria, aportó una visión más analítica de este RD, y sin exagerar, fue el único que vio algo positivo en él entre los profesionales sanitarios. “Pone por primera vez sobre la mesa la palabra eficiencia”, eso como cosas buenas; entre las cosas negativas, destaca que “tiene una concepción demasiado clásica del hospital”, ya que se deja aspectos como “la coordinación, cooperación y la toma de decisión conjunta entre profesionales”.

Para Julio Mayol, con este RD “no se puede hacer gestión clínica”, y es que hizo pasar “a los profesionales a ser dependientes de otras personas”, por lo que es “incongruente”.

La segunda mesa redonda estuvo formada por los siguientes políticos:

  • Dr. José Manuel Freire, portavoz de Sanidad del PSM-PSOE en la Asamblea de Madrid.
  • Dr. Daniel Álvarez, portavoz de Sanidad de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid.
  • Dra. Mónica García, portavoz de Sanidad de Podemos en la Asamblea de Madrid.
  • Dr. César Pascual, director general de Coordinación de Asistencia Sanitaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y representante del Partido Popular.

Por orden de intervención, la representante de Podemos considera que “es un RD de papel mojado”, aunque reconoce que tiene asoectos valiosos, pero su principal hándicap es que pecó de “futurista” para la época en la que se hizo -año 1987-. Para Mónica García carece de algo tan importante como es “la falta de evaluación y la falta de planificación, que sin transparencia es imposible”. Por su parte, para Ciudadanos, “muchas de las disposiciones que propone carecen de sentido”.

Para Freire, representante del PSOE, la situación actual no es tan negra como parece, y es que sin dudar, afirmó que hoy por hoy, “la gestión hospitalaria española es excelente”. Entre las soluciones que ofrece, él considera que “hay que ponerse de acuerdo en establecer un órgano colegiado”, que se produzca “una profesionalización de la gestión”, que se “escuchen a los profesionales” y, que “haya reglamentos definidos”.

Por parte de César Pascual, representante del Partido Popular, este RD, “debe modificarse en aspectos esenciales”, entre ellos uno tan importante como es que “no contempla la transparencia y no hay códigos de gestión”.
..Emilio Ramirez