Inicio ASP La aspirina podría ser clave para detener enfermedades neurodegenerativas

La aspirina podría ser clave para detener enfermedades neurodegenerativas

Compartir

Un reciente estudio ha hallado que un componente de la aspirina se une a una enzima llamada GAPDH, que se cree que juega un papel importante en las enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, el Parkinson y la enfermedad de Huntington.

Los investigadores del Instituto Boyce Thompson y de la Universidad John Hopkins han descubierto que el ácido salicílico, el componente primario de la aspirina, anula a la GAPDH impidiéndola que se mueva dentro del núcleo de la célula, donde puede desencadenar la muerte de la célula. El estudio, que aparece en la revista PLOS ONE, también sugiere que los derivados del ácido salicílico podrían representar una nueva vía para el tratamiento de varias enfermedades neurodegenerativas.

Su autor principal y profesor del Instituto Boyce Thompson, Daniel Klessig, ha estudiado las acciones del ácido salicílico durante muchos años, principalmente en plantas. En concreto, se ha averiguado que el ácido salicílico es una hormona crítica para regular el sistema inmune de la planta. Estudios previos han identificado varias características en plantas que son afectadas por este ácido y muchas de ellas tienen su equivalencia en humanos.

En este nuevo estudio, los investigadores utilizaron pantallas de alto rendimiento para identificar proteínas en el cuerpo humano que se unen al ácido salicílico. La GAPDH (gliceraldehído 3-fosfato deshidrogenasa) es una enzima central del metabolismo de la glucosa, pero desempeña funciones adicionales en la célula. A través del estrés oxidativo – un exceso de radicales libres y otros compuestos reactivos – la GAPDH se modifica y, a continuación entra en el núcleo de las neuronas, donde aumenta el volumen de las proteínas, llevando a las células a la muerte celular.

El fármaco anti-Parkinson Deprenyl bloquea la entrada de la GAPDH en el núcleo y la muerte celular resultante. Los investigadores descubrieron que el ácido salicílico es también eficaz evitando que la enzima GAPDH se mueva hacia el núcleo, previniendo su deterioro.

Siempre se ha pensado que la enzima GAPDH funcionaba exclusivamente en el metabolismo de la glucosa, pero ahora se sabe que participa en la señalización intracelular“, dijo el co-autor Solomon Snyder, profesor de neurociencia en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. “El nuevo estudio establece que la GAPDH es un objetivo para los medicamentos de salicilato relacionados con la aspirina, y por lo tanto puede ser relevante para las acciones terapéuticas de estos fármacos“.

Además, encontraron que un derivado natural del ácido salicílico de la planta medicinal de regaliz china y un derivado sintetizado en el laboratorio se une a la GAPDH con más fuerza que el ácido salicílico. Ambos son más eficaces que el ácido salicílico en el bloqueo de movimiento de GAPDH hacia el núcleo y la muerte celular resultante.

A principios de este año, el grupo de Klessig identificó otra nueva diana de ácido llamada HMGB1 (High Mobility Group Box 1), que causa inflamación y se asocia a varias enfermedades, como la artritis, el lupus, la sepsis, la arteriosclerosis y ciertos cánceres. Niveles bajos de ácido salicílico bloquean estas actividades pro-inflamatorias y los anteriormente mencionados derivados del ácido salicílico son de 40 a 70 veces más potentes que el ácido salicílico inhibiendo estas actividades pro-inflamatorias.

Una mejor comprensión de cómo ácido salicílico y sus derivados regulan las actividades de GAPDH y HMGB1, junto con el descubrimiento de derivados sintéticos y naturales mucho más potentes del ácido salicílico, abriría una vía para el desarrollo de nuevos y mejores tratamientos basados en el ácido salicílico contra una amplia variedad de enfermedades devastadoras“, dijo Klessig.
..Susana Calvo