No se pierda

Matesanz: la ley española contempla a los ciudadanos como donantes aunque “de forma estricta ni se ha aplicado, ni se aplica, ni se aplicará”

2 de diciembre, 2015
Trasplante

La ley española contempla que se podrá extraer los órganos de los fallecidos para su donación a no ser que hayan especificado lo contrario aunque “de forma estricta ni se ha aplicado, ni se aplica, ni se aplicará”, y es que así lo afirma el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, en declaraciones a Efe.

Matesanz explica que a pesar de estar vigente esta ley de consentimiento presunto que, es bastante similar a la que ayer entró en vigor en Gales, siempre se consulta a la familia de la persona fallecida, ya que es “la que al final decide”.

Al respecto, destaca que en ningún país de la Unión Europea se extraen los órganos sin consentimiento de los familiares. “Les pides permiso y son ellos los que deciden si sí o si no”, asegura.

Si no se preguntara a la familia, no se estaría incurriendo en un delito realmente pero inmediatamente el respaldo social que tiene la donación en España y otros países se vendría abajo”, opina el director de la ONT, quien recuerda que en países como Francia, Italia o Portugal hay una legislación similar a la española.

Matesanz indica que si bien es cierto que España tiene la tasa de donación de órganos más alta, todavía hay familiares -entre un 15 y 20%- que se niegan a que su allegado fallecido se le haga esta práctica.

En relación a la entrada en vigor de la ley en Gales y, que precisamente considera a todos los adultos de ese país donantes de órganos a no ser que hayan especificado lo contrario antes de morir, Matesanz explica que ninguna normativa puede aumentar el número de trasplantes si no va acompañada de reformas organizativas del sistema.

Cambiar la ley no implica que aumente el número de donantes
Las autoridades galesas argumentan que el nuevo sistema salvará cientos de vidas cada año, pero algunas organizaciones sanitarias ya han mostrado su postura crítica y reacia.

Cambiar la ley no implica una consecuencia directa que se traduzca en un aumento de número de donantes, y es que para el director de la ONT, en algunos países lo de cambiar la ley es “una especie de mito”.

En este sentido, la postura de Matesanz es contundente, ya que considera que “los políticos entienden que de esta forma pueden aumentar el numero de donantes pero no ha habido un solo caso en el mundo de país que haya cambiado la ley” y que con ello “realmente haya aumentado de forma consistente el numero de donantes”, concluye.
..Redacción