Inicio ASP Los hospitales europeos no archivan de forma sistemática el 80% de las...

Los hospitales europeos no archivan de forma sistemática el 80% de las imágenes clínicas no radiológicas

Compartir

Un estudio llevado a cabo en grandes hospitales especializados de Europa demuestra que –excluyendo los departamentos de radiología- alrededor del 80 % de las imágenes clínicas producidas en otros departamentos como gastroenterología, otorrinolaringología, obstetricia, dermatología u oftalmología no están sujetos a ningún proceso de archivo sistemático. Esto hace que las imágenes de esas pruebas estén guardadas en varios departamentos o en CD y sean difícilmente accesibles al no estar adecuadamente organizadas.

Esta situación dificulta el acceso a los datos tanto de los médicos como de la administración y los pacientes y encarece tanto los procesos de diagnóstico a causa tanto de la necesidad de repetición de pruebas, como el mantenimiento de los diferentes archivos de los departamentos, que, según el informe puede alcanzar los 40 000 € anuales por departamento.

Además, estas imágenes son difíciles de rastrear y utilizar, de aplicar en investigación clínica o de presentar como evidencia en actos jurídicos.

Para enfrentar esta situación, la compañía Carestream ha presentado en el Congreso de la Sociedad Americana de Radiología (RSNA) un sistema de archivo y colaboración clínica que permite interoperar a todos los actores del proceso de atención médica, desde los médicos hasta los pacientes pasando por la administración pública o los gestores de los hospitales.

El sistema Vue Clinical Collaboration Platform (CCP) está diseñado para gestionar, almacenar y compartir los datos del paciente y sus pruebas médicas. La mejorada interoperabilidad de esta plataforma de colaboración clínica permite agregar datos para crear una visión holística del paciente (es decir, ver al paciente como un ―todo‖) y hacer que los archivos estén siempre localizables y utilizables para los médicos autorizados. Por ejemplo, el sistema permite a los médicos el rápido acceso tanto a imágenes como a archivos usando dispositivos móviles y a los pacientes acceder directamente a esas pruebas, sin comprometer la seguridad.