Inicio ASP ¿Son eficaces las células madre para tratar la depresión?

¿Son eficaces las células madre para tratar la depresión?

Compartir

Una pequeña molécula derivada de células madre, NSI-189, tomada por vía oral, ha demostrado ser eficaz en un pequeño número de pacientes con trastorno depresivo mayor (MDD).

La molécula es el primer agente antidepresivo potencial que no actúa sobre las monoaminas sino que promueve el crecimiento de nuevas células nerviosas en el hipocampo, según comentó el investigador principal de la investigación, Maurizio Fava, Doctor en Medicina, vicepresidente ejecutivo del Departamento de Psiquiatría y director ejecutivo del Clinical Trials Network and Institute, del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

El compuesto NSI-189, que fue seleccionado no por su efecto sobre las monoaminas sino por su efecto sobre la neurogénesis, ha mostrado efectos antidepresivos prometedores“, dijo el Dr. Fava. “Si esto se confirma en un ensayo mayor, sería muy emocionante, ya que todos los antidepresivos aprobados son, básicamente, terapias basadas en las monoaminas“, apuntó.

La fase 1B del estudio fue publicada el 8 de diciembre en la revista digital Molecular Psychiatry.

Para evaluar la seguridad y tolerabilidad del NSI-189, el Dr. Fava y su equipo reclutaron 24 pacientes con trastorno depresivo mayor.

Los pacientes fueron divididos en tres grupos iguales y fueron asignados aleatoriamente en una proporción de 3: 1 para recibir el fármaco activo en una de tres dosis (40 mg una vez al día, 40 mg dos veces al día, o 40 mg tres veces al día; n = 6 pacientes) o un placebo (n = 2 pacientes) durante 28 días.

Durante el período de tratamiento, los participantes fueron controlados en la clínica y luego fueron dados de alta y controlados mediante visitas periódicas de seguimiento durante 8 semanas más.

Los investigadores observaron que el NSI-189 fue bien tolerado y no identificaron efectos adversos graves en ninguna de las tres dosis probadas. La vida media de eliminación fue de 17,4 a 20,5 horas, y se alcanzó un estado estable de 96 a 120 horas después.

Los investigadores utilizaron las siguientes cuatro medidas para evaluar la eficacia clínica: Test de síntomas de la depresión (SDQ), la Escala de depresión de Montgomery-Asberg (MADRS), la Escala de Impresión Clínica Global (CGI-I), y el Cuestionario de funcionamiento cognitivo y físico del Hospital General de Massachusetts (CPFQ).

El tratamiento con NSI-189 dio lugar a una reducción de los síntomas depresivos y cognitivos en todas las medidas, con una mejora significativa en el SDQ y CPFQ, y la magnitud del efecto fue media-alta para todas las medidas.

La magnitud del efecto para todas las medidas fue la siguiente:

  • CGI-I: 0,57
  • SDQ: 0,90
  • CPFQ: 0.94
  • MADRS: 0.95

Estas mejoras persistieron durante el periodo de seguimiento, libre de medicación, de 8 semanas.

Los volúmenes del hipocampo y de la amígdala no cambiaron. Sin embargo, un análisis posterior sugirió un aumento modesto pero no estadísticamente significativo en el volumen del hipocampo izquierdo (p = 0,12), pero no el derecho (P = 0,82) en los pacientes tratados con NSI-189.

Los investigadores también evaluaron los cambios en la electroencefalografía cuantitativa. El análisis mostró efectos significativos sobre la actividad cerebral de los pacientes provocados por NSI-189, pero no por el placebo, observados por un aumento de ondas Alfa de alta frecuencia y un cambio de amplitud de ciertas localizaciones del lado izquierdo del cerebro, después de haber recibido la dosis.

El Doctor en Medicina Peter D. Kramer, de la Universidad Brown en Providence, Rhode Island, dio su punto de vista sobre esta investigación preliminar: “Este trabajo parece validar el modelo predominante que explica como trabajan los medicamentos antidepresivos, que es aumentando la neurogénesis en el hipocampo. Este nuevo compuesto parece hacer lo mismo, pero sin afectar a los mismos productos químicos del cerebro que se ven afectados por los otros antidepresivos, como la noradrenalina, la serotonina y la monoamino oxidasa“, dijo el doctor Kramer.

El doctor también comentó que “los antidepresivos actuales también aumentan el volumen y el número de células y las conexiones de las células en el hipocampo y, al parecer, este compuesto fue identificado porque hace eso mismo, sin hacer las otras cosas, así que en ese sentido, es una confirmación del principio“, pero reconoció que el trabajo es todavía muy preliminar.

Muchas cosas salen bien en las primeras pruebas y al cabo del tiempo ya no van tan bien, ya sea porque no hayan sido bien comprobados o porque surgen algunos efectos negativos. Sin embargo, para mí, el aspecto más importante de este estudio es el hecho de que parece validar la manera en que trabajan los medicamentos antidepresivos para aliviar la depresión“, concluyó.
..Susana Calvo