No se pierda

El SNS gasta 800 millones de euros anuales por las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria

22 de diciembre, 2015
Infección Nicosomial

Las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS) suponen un gasto de 800 millones de euros al Sistema Nacional de Salud, de ahí el gran reto que tiene la higiene sanitaria por la lucha contra estas infecciones, según se desprende de las conclusiones extraídas del Libro Blanco de la Higiene Hospitalaria.

El documento, elaborado por la consultora Antares Consulting, y que ha contado con la colaboración de más de 30 expertos nacionales e internacionales y el patrocinio de Clece, destaca la importancia de avanzar en la innovación tecnológica como medida complementaria a los métodos tradicionales y manuales de limpieza en el ámbito de la higiene sanitaria

La infección nosocomial es una “yatrogenia” de carácter internacional que incide proporcionalmente en el grado de desarrollo de los hospitales, su equipamiento y el uso cada vez más amplio de los antimicrobianos.

Actualmente son muchas y muy diversas las enfermedades que inciden directamente en los problemas de salud de todos los ciudadanos. Las enfermedades infectocontagiosas, especialmente en los países desarrollados, mantienen una morbimortalidad importante y, sin embargo, tienen la posibilidad de ser prevenidas a través de vacunas u otras medidas de control. Algunas se encuentran en la clasificación de crónicas y junto al cáncer, las enfermedades cardiovasculares y los accidentes, entre otras, adquieren también una relevancia mundial (Rodríguez AU. Evaluación de la actividad antibacteriana in vitro de desinfectantes y antisépticos de uso hospitalario.

Para algunos programas electorales de las elecciones, la consideración de este aspecto se enmarca dentro de dos variantes importantes; la calidad y seguridad que debe tener la asistencia médica que se le ofrece a los españoles y por el sentido humanista y de responsabilidad de los propios centros hospitalarios, para evitar repercusiones desfavorables en la recuperación y salud de los pacientes ingresados. (Rodríguez AU. Infección nosocomial. Algunas consideraciones éticas en el diagnóstico microbiológico. Tesina preparada en 1998 para optar al Grado de Doctorado.

Las consecuencias de estas infecciones pueden resumirse en tres importantes aspectos:

1. Impacto humano.
• Daño físico y psicológico del paciente durante su complicación.
• Secuelas irreversibles orgánicas y funcionales.
• Pérdida de órganos vitales.
• Posible pérdida de la vida.
• Daño psicológico en la familia y amistades.
2. Impacto social.
• Afectación personal y de la familia del paciente infectado (económica, psicológica y social).
• Gastos de la sociedad que podrían encauzarse hacia otra actividad útil.
• Procesos legales de acusaciones y otros litigios.
• Pérdida de prestigio del personal de salud y de las instituciones involucradas.
3. Impacto económico.
• Aumento del costo hospitalario en cualquier tipo de moneda.
• Pérdida de trabajo, disminución de la producción y de la productividad.
• Pérdida de salario e ingresos familiares del afectado (días no trabajados, peritaje, jubilación).
• Utilización del recurso material y humano calificado en detrimento de otras actividades de la salud.
• Costos hospitalarios que corresponderían a otra actividad socialmente útil.

Por todo ello se impone la conveniencia de que los Centros hospitalarios establezcan eficientemente una estrategia de acción que contribuya a:
• Desarrollar un programa de prevención y control de la IN de forma integral, al que deben contribuir escrupulosamente cuantos Organismos puedan estar involucrados en ello.
• Apoyar con recursos materiales y planificación acertada de todo lo referente a equipos de esterilización, productos antimicrobianos, instrumental, textiles, laboratorios y otros, necesarios para avanzar en esta línea de trabajo.
• Reforzar las disponibilidades de los laboratorios preparados para la realización urgente de los oportunos diagnósticos micológicos y anaeróbicos.
• Desarrollar una estrategia de uso antimicrobiano, con la participación activa de todos los organismos consumidores y productores.
• Desarrollar un laboratorio de referencia en política de antibióticos.
• Desarrollar y actualizar sistemáticamente el proceso docente de pre y posgrado multidisciplinario para profesionales y técnicos, incluido en sus respectivos programas.
• Desarrollar, como elementos vitales, los aspectos de desinfección y esterilización y considerar esta actividad como algo fundamental para medir la calidad de la atención médica hospitalaria.
• Evaluar sistemáticamente los costes ocasionados por esta enfermedad y los estimados que representen para la economía general, la institución y el país.

En España, estas enfermedades constituyen un problema relevante de salud pública de gran trascendencia económica y social, además de constituir un desafío para las instituciones de salud y el personal médico responsable de su atención en las unidades donde se llegan a presentar.

Son de importancia clínica y epidemiológica ya que producen altas tasas de morbilidad y mortalidad y disminuyen la esperanza de vida de la población a la que afectan.

Una política acertada de atención y cuidado de este tema podría ahorrar a los hospitales españoles más de 500 millones de euros anuales.

En nuestro país se infectan, en el medio hospitalario, uno de cada dieciocho pacientes que reciben asistencia en el mismo (entre el 5 y el 15 por ciento, dependiendo del medio concreto en el que contraen la infección) de los cuales fallece el 1 por ciento. El 2,5% de los infectados ve agravado su estado, lo que prolonga su estancia hospitalaria entre 8 y 10 días, aumentando en unos 1.660 euros los gastos por paciente. En ausencia de un sistema de contabilidad analítico preciso, la prolongación de la estancia hospitalaria es el parámetro que mejor refleja el coste atribuible a la IN.
..Lola Granada