No se pierda

Científicos identifican mecanismos para reducir los ataques epilépticos tras una lesión cerebral traumática

21 de diciembre, 2015
Convulsiones

Investigadores del UT Southwestern Medical Center de Dallas han descubierto que detener la producción de nuevas neuronas en el cerebro después de una lesión cerebral traumática puede ayudar a reducir la resultante crisis epiléptica, el declive cognitivo y los problemas de memoria.

Las lesiones cerebrales estimulan la producción de nuevas neuronas, pero estas nuevas células son a veces hiperexcitables, interrumpiendo los circuitos neuronales y causando convulsiones recurrentes, tal y como informaron los investigadores del estudio y el UT Southwestern’s Texas Institute for Brain Injury and Repair en Nature Communications.

Detener eficazmente el proceso en ratones modificados genéticamente se tradujo en un menor número de convulsiones. Además, al eliminar el desarrollo de nuevas neuronas – se activa un proceso llamado neurogénesis que reduce el deterioro cognitivo y de la memoria, efectos comunes de convulsiones.

La comprensión de los mecanismos que promueven una neurogénesis aberrante causada por una lesión cerebral traumática y las posteriores convulsiones pueden abrir nuevas vías terapéuticas para prevenir la epilepsia y problemas de memoria asociados, causados ​​por impacto“, dijo el autor principal, el Dr. Jenny Hsieh, profesor asociado de biología molecular y miembro del UT Southwestern Hamon Center for Regenerative Science and Medicine.

Detener el desarrollo de nuevas neuronas se tradujo en una reducción de aproximadamente un 40% en la frecuencia de las convulsiones en los ratones, pero no alteró la duración de los ataques. Sin embargo, los investigadores observaron que parar la neurogénesis antes del desarrollo de las crisis tuvo un efecto de larga duración, eliminando la frecuencia de las convulsiones durante casi un año, incluso en una etapa tardía de la enfermedad.

Se estima que 65 millones de personas en todo el mundo viven actualmente con epilepsia. La lesión cerebral traumática explica un 20% de los ataques epilepsia, pero cómo o por qué se desarrollan las convulsiones recurrentes después de una lesión cerebral grave hasta el momento no ha estado claro.

Algunos medicamentos pueden ayudar a controlar las convulsiones, pero no existe un medicamento que prevenga o cure la epilepsia.

Las enfermedades degenerativas del corazón, del cerebro y otros tejidos representan la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo, afectando a prácticamente todas las personas mayores de 40 años y representa la mayor parte de los costes de atención sanitaria. La medicina regenerativa supone una nueva frontera en la ciencia, que busca entender la base mecánica del envejecimiento de los tejidos, la reparación y la regeneración y aprovechar este conocimiento para mejorar la salud humana.

El Centro Hamon UT Southwestern’s for Regenerative Science and Medicine, dirigido por el catedrático de Biología Molecular Dr. Eric Olson, se creó en 2014 gracias a una donación de $ 10 millones de parte de la Fundación Hamon. Los objetivos del Centro son comprender los mecanismos básicos que están implicados en la formación de tejidos y órganos, y después de usar este conocimiento para regenerar, reparar y reemplazar los tejidos dañados por el envejecimiento y las lesiones.

El laboratorio Hsieh estudia los mecanismos celulares y moleculares de la neurogénesis con el fin de poder entender cómo las células madre maduran, el funcionamiento de las neuronas, y cómo la neurogénesis aberrante contribuye a la aparición de las convulsiones, un efecto secundario injustificado de las estrategias neurorregenerativas.
..Susana Calvo