No se pierda

Nuevo estudio de laboratorio indica que los cigarrillos electrónicos causan daño celular

31 de diciembre, 2015
Cigarrillo electronico

Sumándose a la creciente evidencia de los posibles riesgos que los cigarrillos electrónicos entrañan para la salud, un equipo de laboratorio del Veterans Affairs San Diego Healthcare System probó dos productos y observó que dañaban las células en formas que podrían conducir al cáncer. El daño se produjo incluso con versiones sin nicotina de los productos.

Nuestro estudio sugiere que los cigarrillos electrónicos no son tan seguros como su comercialización hace parecer al público“, escribieron los investigadores, que publicaron sus hallazgos en la revista Oral Oncology.

La Food and Drug Administration (FDA) no regula los cigarrillos electrónicos como lo hace con los productos de tabaco convencionales. Sin embargo, sí ha advertido de los posibles riesgos para la salud. Hasta ahora, la evidencia es limitada respecto a lo que los cigarrillos electrónicos contienen exactamente y si esos productos químicos son seguros, particularmente en términos de cáncer.

No ha habido muchos estudios de laboratorio competentes sobre los efectos de estos productos en las células humanas“, comentó la Dra. Jessica Wang-Rodríguez, una de las investigadoras principales del nuevo estudio. Ella es profesora de patología en la Universidad de California, San Diego, y jefe de patología y medicina de laboratorio en el VA San Diego, y está especializada en el estudio de cáncer de cabeza y cuello.

Su equipo creó una muestra del vapor de dos marcas populares de cigarrillos electrónicos y la utilizó para tratar las células humanas en placas de Petri. En comparación con las células no tratadas, las células tratadas eran más propensas a mostrar daños en el ADN y morir.

Las células expuestas mostraron varias formas de daño, incluyendo roturas en la cadena de ADN. La doble hélice que compone el ADN tiene dos largas cadenas de moléculas que se entrelazan. Cuando uno o ambos de estos hilos se rompen y el proceso de reparación celular no funciona bien, el escenario está listo para el cáncer.

Las células afectadas fueron también más propensas a iniciar la apoptosis y necrosis, que conducen a la muerte celular.

En la parte principal del experimento, el equipo utilizó células epiteliales normales, que recubren órganos, glándulas y cavidades a lo largo del cuerpo, incluyendo la boca y los pulmones.

Los científicos probaron dos tipos de cada cigarrillo electrónico: una versión con nicotina y otra sin nicotina. La nicotina es lo que hace que fumar sea adictivo. También hay alguna evidencia de que puede dañar las células. El equipo de San Diego observó que las versiones de nicotina causaron peores daños, pero también el vapor sin nicotina fue suficiente para alterar las células.

Ha habido muchos estudios que muestran que la nicotina puede dañar a las células“, señala Wang-Rodríguez. “Pero observamos que otras variables pueden hacer daño también. No es que la nicotina sea completamente inocente en la mezcla, pero parece que la cantidad de nicotina a la que las células son expuestas por cigarrillos electrónicos no es suficiente por sí misma para causar estos cambios. Debe haber otros componentes en los cigarrillos electrónicos que están causando este daño, por lo que puede que estemos identificando otros componentes cancerígenos no descritos anteriormente“. La investigadora dice que su equipo está tratando de clasificar esas otras sustancias y sus efectos específicos.

Los científicos ya saben de algunos productos químicos preocupantes que están presentes en los productos. Uno de ellos es el formaldehído, un conocido carcinógeno. Usar estos productos ajustándolos al mínimo voltaje puede reducir al mínimo la producción de formaldehído, tal y como sugiere la investigación. Otro posible culpable es diacetil, un agente saborizante que se ha relacionado con ciertas enfermedades de pulmón. Un estudio de Harvard lo encontró en más de tres cuartas partes de los cigarrillos electrónicos con sabor y en los líquidos de relleno.

Hay cerca de 500 marcas de cigarrillos electrónicos en el mercado, con más de 7.000 sabores, así que los científicos tienen que trabajar duro para poder identificar todos los problemas potenciales.

Por ahora, hemos sido capaces de identificar, al menos, que los cigarrillos electrónicos en su conjunto tienen algo que ver con el aumento de la muerte celular“, indicó Wang-Rodríguez.

Esperamos poder identificar los componentes individuales que están contribuyendo a ello“.

La investigadora comentó que las células en el laboratorio no son completamente comparables a las células que están dentro de una persona viva. Las líneas celulares con las que los científicos trabajan han sido “inmortalizadas debido a ciertos cambios en las células“, dijo. Así que podría ser que el vapor de los cigarrillos electrónicos tenga efectos diferentes a los observados en el laboratorio.

Además, su equipo no trató de imitar la dosis real de vapor que un usuario de este tipo de cigarrillos consumiría.

Este estudio en particular se asemejó a alguien fumando continuamente durante horas y horas, por lo que es una cantidad superior a la que normalmente se suministra“, señala. “Lo que estamos viendo ahora es cómo controlar la dosis. Queremos saber cuál es la dosis que causa esa transición crítica que causa el daño“.

La pregunta fundamental es si los productos que funcionan con batería, diseñados para reemplazar a los cigarrillos de tabaco convencionales, son realmente más seguros que ellos. Wang-Rodríguez no piensa que lo son: “Basándome en la evidencia hasta la fecha“, dice ella, “considero que no son mejores que los cigarrillos normales“.
..Susana Calvo