Inicio ASP Los datos de la OMS que acaban con la polémica de los...

Los datos de la OMS que acaban con la polémica de los antivacunas

Compartir

Las vacunas no solo no debilitan, sino que activan el sistema inmune y evitan 2,5 millones de muertes al año, ”Su utilidad es incuestionable” para la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Así lo defiende el catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi en su libro Las vacunas funcionan, una guía de salud en clave divulgativa, publicada junto con la bióloga Oihana Iturbide. Este experto, profesor de Microbiología, recuerda que las vacunas, junto con los antibióticos y la extensión de las prácticas de higiene, han mejorado de forma evidente la salud de la humanidad, han reducido la mortalidad infantil y han aumentado la esperanza de vida. “En los países desarrollados, más de cien millones de niños se vacunan cada año contra la difteria, el tétanos, la tosferina, la tuberculosis, la polio, el sarampión y la hepatitis B“, afirma.

Se calcula que estas vacunas salvan la vida de cinco niños cada minuto, y “gracias a ellas se ha erradicado la viruela en todo el planeta, se está muy cerca de acabar con la polio y se ha reducido en un 95% la incidencia de difteria, tétanos, tosferina, sarampión, paperas o rubéola“, explica López-Goñi.

En su opinión, las reticencias que muestran algunas personas a la hora de vacunar a sus hijos pueden venir por el hecho de que las vacunas son el único medicamento que tomamos estando sanos, y por eso nuestra tolerancia de los efectos secundarios es mucho menor: “Las vacunas, como cualquier otro fármaco, no son 100% inocuas. Su mecanismo de acción consiste precisamente en activar nuestro sistema inmune para que genere anticuerpos contra la enfermedad correspondiente“.

Otros valores indiscutibles
La vacunación es un método altamente eficaz para prevenir determinadas enfermedades infecciosas. Son muy seguras y las reacciones adversas graves son infrecuentes. Con los actuales programas de inmunización rutinarios, se protege a la mayoría de los niños del mundo frente a numerosas enfermedades infecciosas que antes se cobraban millones de vidas cada año.

Para los viajeros, la vacunación ofrece también la posibilidad de evitar enfermedades peligrosas que se pueden contraer fuera del propio país. Sin embargo, todavía no se han desarrollado vacunas contra algunas de las infecciones más letales, incluida la tuberculosis, el paludismo y el VIH.

A pesar de su efectividad en la prevención de enfermedades, las vacunas no protegen al 100% de los receptores. El viajero vacunado debe saber que siempre existe riesgo de contraer las enfermedades contra las que se ha vacunado. Por ejemplo, la vacunación no es un sustituto para evitar agua y comida potencialmente contaminadas. Se deben seguir aplicando todas las demás precauciones frente a las infecciones Antes de partir, los viajeros deben informarse sobre el riesgo de contraer enfermedades en el país o países que pretenden visitar y las medidas que hay que tomar para prevenir la enfermad. No hay un único calendario o esquema de vacunación que se ajuste a todos los viajeros. Cada calendario debe personalizarse y adaptarse a la historia de vacunación de cada individuo en relación con , el tipo de viaje y su duración,. La consulta médica previa a la partida, es casi obligada porque representa la oportunidad de que el profesional sanitario revise su estado de inmunización y le haga las recomendaciones oportunas.

Opinión y postura de la OMS
La OMS siempre se ha mostrado partidario de las vacunas: “La inmunización previene enfermedades, discapacidades y defunciones por enfermedades prevenibles mediante la vacunación, tales como el cáncer cervical, la difteria, la hepatitis B, el sarampión, la paroditis, la tos ferina, la neumonía, la poliomielitis, las enfermedades diarreicas por rotavirus, la rubéola y el tétanos, entre otras muchas”, recuerda que “en la actualidad, la inmunización evita anualmente entre 2 y 3 millones de defunciones”, y asegura que “no obstante, se estima que 18,7 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas necesarias”.

Entre los datos que aporta la OMS destacan que la inmunización previene cada año entre 2 y 3 millones de defunciones por difteria, tétanos, tos ferina y sarampión. La cobertura vacunal mundial -la proporción de niños de todo el mundo que reciben las vacunas recomendadas se ha mantenido-estables en los últimos años.

Retos pendientes de las vacunas
A pesar de los progresos logrados en el último decenio en materia de cobertura vacunal mundial, aún persisten disparidades regionales y locales como consecuencia de:
•recursos limitados;
•prioridades sanitarias concurrentes;
•gestión deficiente de los sistemas de salud; y
•seguimiento y supervisión inapropiados.

De entre los 18,7 millones de lactantes sin vacuna en 2014 en todo el mundo quedaron fuera del alcance de los servicios de administración sistemática de vacunas, por ejemplo la DTP3. Más del 60% de ellos viven en 10 países, a saber: Etiopía, Filipinas, la India, Indonesia, el Iraq, Nigeria, el Pakistán, la República Democrática del Congo, Uganda y Sudáfrica.
..Lola Granada