No se pierda

La inseguridad jurídica del sistema sanitario es la característica principal del inicio de 2016

5 de enero, 2016
Atencion sanitaria

Desde los sectores más relevantes del ámbito sanitario se exige una seguridad jurídica para poder acometer los cambios necesarios en el Sistema Nacional de Salud. No puede haber avances, ni decisiones, ni inversiones, públicas o privadas, sin margen de confianza.

2016 no puede haber comenzado con mayor problemática. El resultado de las elecciones generales y de Cataluña, tan importantes para España, muestran que las posturas de los partidos ante el cambio de gobierno lleva al sistema sanitario a una absoluta indefinición que impide el desarrollo normal.

Mientras los partidos se desfondan defendiendo sus posiciones políticas, los médicos no paran de reclamar una seriedad y un proyecto de futuro para la sanidad, y este proyecto pasa, siempre, por motivar al médico, y tal como aseguraba el Dr. Luis Fernando Villa, reumatólogo y miembro de AMYTS, los cuatro elementos de la motivación son Estabilidad y calidad del puesto de trabajo; Retribución adecuada; Formación continuada y Gestión eficiente.

También la propia Dra. Carmen Valdés, médico de Atención Primaria daba ciertos detalles esenciales como presupuestos finalistas, responsables sanitarios preparados, dejar el debate público-privado en su exclusivo ámbito político, crear un consejo Interterritorial eficaz y una única tarjeta sanitaria.

Los líderes de las principales organizaciones sanitarias están más preocupados de su futuro político que de ninguna otra cuestión. El propio Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, lleva varios meses alzando la voz contra el Partido Popular, defendiendo los principios del Partido Socialista y tratando de perpetuarse al frente dela organización. Máximo González, presidente del Consejo de Enfermería, está amenazando con paralizar toda la actividad sanitaria si no se aprueba la prescripción enfermera en la que tanto interés tiene.

Si los políticos están en su mundo y los líderes sanitarios también, no es de extrañar que ante el inmovilismo el Sistema Nacional de Salud termine de romperse.
..Alfonso González