No se pierda

Un estudio muestra que el bloqueo de la inflamación cerebral tiene efectos beneficiosos para detener el avance del Alzheimer

11 de enero, 2016

Un estudio dirigido por la Universidad de Southampton (Reino Unido) ha encontrado que el bloqueo de un receptor en el cerebro responsable de la regulación de las células inmunitarias podría proteger contra los cambios de memoria y de comportamiento observados en la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Originalmente, se pensó que la enfermedad de Alzheimer perturbaba la respuesta inmune del cerebro, pero este último trabajo suma a la evidencia sobre que la inflamación en el cerebro puede conducir, de hecho, al desarrollo de la patología. Los resultados, publicados en la revista Brain, sugieren que mediante la reducción de esta inflamación, la progresión del Alzheimer podría detenerse.

El equipo, cuyo trabajo fue financiado por ‘Medical Research Council’ y ‘Alzheimer Research UK’, tiene esperanza para que el descubrimiento pueda derivarse en un nuevo tratamiento eficaz para una enfermedad para la que hoy por hoy no tiene cura y, que es la forma de demencia más frecuente en el mundo, afectando a más de 35 millones de personas en el mundo.

Los científicos emplearon muestras de tejido de cerebros sanos y otros con enfermedad de Alzheimer, ambos de la misma edad. Contaron los números de un tipo particular de célula inmune, conocido como microglia, en las muestras, y encontraron que estas eran más numerosas en los cerebros con enfermedad de Alzheimer. Además, la actividad de las moléculas que regulan la cantidad de microglia se correlaciona con la gravedad de la patología.

A continuación, los autores analizaron estas mismas células inmunes en los ratones que habían sido criados para desarrollar características de la enfermedad de Alzheimer con el objetivo de ver si el bloqueo del receptor responsable de la regulación de la microglía, conocido como CSF1R, podría mejorar las habilidades cognitivas.

Para ello, dieron a los ratones dosis orales de un inhibidor que bloquea CSF1R y detectaron que podría evitar el aumento en el número de microglia observado en los roedores sin tratar a medida que la enfermedad avanzaba. Además, el inhibidor impidió la pérdida de puntos de comunicación entre las células nerviosas en el cerebro asociada con la patología y los animales tratados demostraron tener menos problemas de memoria y de comportamiento en comparación con los ratones no tratados.

El equipo encontró el número saludable de microglia necesario para mantener la función inmune normal en el cerebro, lo que sugiere que el bloqueo de CSF1R sólo reduce el exceso de microglia. Sin embargo, no halló una reducción correlativa de la cantidad de placas amiloides en el cerebro, un rasgo característico del Alzheimer, lo que apoya estudios previos que argumentan que otros factores pueden jugar un papel mayor en el deterioro cognitivo.

Estos resultados son lo más cercano a la evidencia a la que podemos llegar para demostrar que esta vía particular está activa en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer”, explica Diego Gómez-Nicola, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Southampton.

El paso siguiente, prosigue Gómez-Nicola, “es trabajar de cerca con nuestros socios en la industria para encontrar un medicamento seguro y adecuado que se pueda probar para ver si funciona en los seres humanos”.

En este sentido, el doctor Rob Buckle, director de programas de Ciencias en el ‘Medical Research Council’, considera que el “estudio es un excelente ejemplo de cómo la investigación básica puede llevar a prometedoras asociaciones con la industria que podrían tener beneficio real para las personas con demencia”.

En España unas 600.000 personas padecen Alzheimer
Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en España, alrededor de unas 600.000 personas padecen Alzheimer. Afecta entre el 5% y 8% de la población mayor de 65 años y entre el 25% y 50% de la mayor de 85 años.

Los últimos registros indican que anualmente en nuestro país se diagnostican alrededor de unos 150.000 casos de demencia, de los cuales, unos 40.000 corresponderían a nuevos casos de Alzheimer.

Teniendo siempre como referencia los datos que maneja la SEN, en España, el número de enfermos con Alzheimer, para los próximos 30 años, aumentará considerablemente. Para 2050, se prevé que hasta más de 1,5 millones de personas puedan estar afectadas por esta enfermedad.
..Redacción