No se pierda

Las lesiones de médula ósea pueden ayudar a predecir rápidamente la progresión de enfermedades articulares

19 de enero, 2016
Osteoartritis

Un nuevo estudio de la Unidad de Epidemiología del Ciclo Vital del Consejo de Investigación Médica de la Universidad de Southampton, muestra que las lesiones, que se pueden ver mejor en imágenes por resonancia magnética, podrían ayudar a identificar a las personas que son más propensas a sufrir una progresión más rápida de la osteoartritis.

La osteoartritis es el tipo más común de artritis en el Reino Unido y puede causar que las articulaciones se vuelvan dolorosas y rígidas. Casi cualquier articulación puede ser afectada pero, más a menudo, causa problemas en las rodillas, las caderas y las pequeñas articulaciones de las manos y puede progresar a distintas velocidades.

El estudio SEKOIA, un importante estudio internacional sobre la osteoartritis, realizó resonancias magnéticas en las rodillas de 176 hombres y mujeres mayores de 50 años de edad. Después se les realizó un seguimiento durante un promedio de tres años con radiografías de rodilla. Los individuos que presentaron alteraciones en sus resonancias magnéticas en la primera cita se compararon con los que no tenían para examinar el efecto sobre la progresión de la enfermedad.

Se observó que las personas en el escaneo presentaron lesiones de médula ósea (BMLS) tenían una artrosis que progresó más rápidamente que las que no las tenían. De media, el espacio dentro de la articulación se pierde a un ritmo de 0,15 mm por año, sin embargo el estudio Southampton muestra que, en general, las personas con BMLS tuvieron una tasa de pérdida de 0,10 mm por año más rápida que las que no tienen BMLS. Esto podría implicar la necesidad de reemplazar de las articulaciones o llevar a cabo otras intervenciones antes de lo previsto.

Las lesiones de médula ósea aparecen en la RM como regiones de hueso debajo del cartílago, con una fuerte señal no bien definida y representan áreas de edema de médula ósea, fibrosis y necrosis. Los investigadores de Southampton creen que las terapias para orientar estas anomalías pueden ralentizar la progresión de esta incapacitante enfermedad de las articulaciones, pero se requiere más trabajo.

El Dr. Mark Edwards, profesor clínico de Reumatología de la Unidad de Epidemiología del Ciclo Vital de la Universidad de Southampton, dirigió el estudio que ha sido publicado en The Journal of Rheumatology.

El profesor comenta: “La artrosis provoca una carga significativa para los individuos y para el sistema sanitario en general. Si podemos identificar a aquellas personas que pueden experimentar una rápida progresión de la enfermedad, esto puede ser beneficioso para los médicos y los pacientes. El siguiente paso sería explorar los mecanismos por los que las lesiones de la médula ósea podrían influir en la progresión de la osteoartritis y si esto podría conducir a un nuevo tratamiento“.

Por su parte, Cyrus Cooper, profesor de Reumatología y Director de la Unidad de Epidemiología del MRC de la Universidad de Southampton, añade: “Este estudio confirma la utilidad de los datos derivados de grandes ensayos controlados aleatorios para la obtención de modelos predictivos que facilitarán un enfoque terapéutico estratificado para la osteoartritis de rodilla, la causa más común de artritis en todo el mundo“.
..Susana Calvo