No se pierda

Reino Unido estudia gravar los productos azucarados vendidos en hospitales

19 de enero, 2016

Publicado en Diario Médico
El Servicio de Salud británico, el NHS, está estudiando la posibilidad de incluir en los próximos años un impuesto sobre las bebidas y alimentos con azúcar que se vendan en las cafeterías y máquinas expendedoras de hospitales y centros de salud del Reino Unido. La idea es disuadir a profesionales, pacientes y familiares de consumir este tipo de productos, cobrando más por su adquisición. Según ha explicado Simon Stevens, director del NHS, en una entrevista concedida a The Guardian, la idea es que esta tasa sobre productos azucarados adquiridos en centros sanitarios estuviera activa dentro de cinco años. Esta posibilidad podría verse acompañada de una política gradual de impuestos a los proveedores de bebidas y alimentos azucarados. Stevens ha dicho que si en 2020 la venta de estos productos no ha quedado eliminada de los hospitales y centros de salud, los proveedores deberán pagar un impuesto equivalente. Según los cálculos del Gobierno británico, con esta tasa se podrían recaudar entre 20 y 40 millones de libras al año (entre 26 y 52 millones de euros), dinero que se emplearía en mejorar la salud de los 1,3 millones de trabajadores sanitarios de hospitales de agudos, de salud mental, comunitarios y de los centros de salud.