Inicio ASP Prueban una anestesia dental mediante pequeña descarga eléctrica que sustituye a las...

Prueban una anestesia dental mediante pequeña descarga eléctrica que sustituye a las agujas

Compartir

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) han desarrollado un sistema para aplicar anestesia dental mediante una pequeña descarga eléctrica.

Probado por el momento en cerdos, este sistema permitiría reducir el riesgo de infección y supondría un alivio para quienes tienen miedo a las agujas.

Podría ahorrar costes, mejorar el cumplimiento del paciente, facilitar su aplicación y disminuir los riesgos de infección”, explica Renata Fonseca Vianna Lopez, autora de dicho hallazgo cuyos resultados publica la revista Colloids and Surfaces B. Biointerfaces.

Los dentistas suelen llevar a cabo procedimientos invasivos y dolorosos en la boca y, para minimizar las molestias, utilizan anestesia para anular la sensación de dolor. El problema, es que al administrarse con agujas, el miedo inherente que muchas personas tienen ya de por si para acudir a la consulta, con las inyecciones se multiplica sobremanera, lo que hace que retrasen e incluso lleguen a cancelar la cita.

Antes del pinchazo, el dentista suele utilizar un analgésico tópico que reduce la sensibilidad de la zona afectada, analgésico que puede ser en forma de hidrogel, pomada o aerosol, y suele contener lidocaína o prilocaína.

Usar anestésicos tópicos que sustituyeran las agujas
El punto de partida de este trabajo, como explican los autores, fue el buscar una nueva forma de aplicar estos anestésicos tópicos para ver si incluso podían llegar a sustituir a las agujas.

Tras probarlo en los cerdos, contemplaron que el uso de una pequeña corriente eléctrica, un proceso conocido como iontoforesis, hacía que los anestésicos fueran más eficaces.

Los investigadores prepararon primero los hidrogeles anestésicos con un polímero para ayudar a que se pegue a la mucosa de la boca. Agregaron dos fármacos anestésicos, hidrocloruro de prilocaína (PCL) y clorhidrato de lidocaína (LCL).

En cerdos, se probó la aplicación de una pequeña corriente eléctrica para ver si mejoraba la eficacia, y vieron que la anestesia tuvo una acción rápida y duradera.
La corriente eléctrica hizo que el hidrocloruro de prilocaína entrara en el cuerpo de manera más eficaz, y la penetración del anestésico aumentó 12 veces.

Los investigadores afirman que la tecnología puede tener aplicaciones no sólo en la anestesia dental, sino también en otros ámbitos como el tratamiento del cáncer.

Vianna Lopez planea ahora desarrollar un dispositivo iontoforético para iniciar ensayos preclínicos.
..Redacción