No se pierda

La contaminación, durante estos meses, provoca un aumento de los casos de bronquiolitis en menores de 6 meses

26 de enero, 2016
Bronquiolitis bebé

La contaminación es responsable de una “buena parte” del aumento de los casos de bronquiolitis en menores de seis meses, y es que así lo afirma la responsable del servicio de Neonatología y Urgencias Pediátricas del Hospital La Milagrosa de Madrid, Paloma Nacher.

La bronquiolitis es una enfermedad infecciosa aguda que provoca una obstrucción inflamatoria de la vía respiratoria inferior que afecta principalmente a niños menores de dos años y que tiene su mayor pico de incidencia entre los meses de diciembre y febrero.

Se ha demostrado una relación importante entre el aumento de la concentración de partículas en el aire contaminado con la disminución de la función pulmonar del niño. Esto puede complicar y producir crisis bronquiales obstructivas en niños con síntomas respiratorios previos. Así pues, los bebés expuestos a altos niveles de contaminación tienen mayor riesgo de contraer el virus de la bronquiolitis”, explica la doctora Nacher.

La bronquiolitis comienza como una infección leve de las vías respiratorias altas y, al cabo de dos o tres días, el niño ya suele presentar más problemas respiratorios, como sibilancias -“pitos” que se oyen al respirar, debidos a un problema pulmonar o bronquial- y tos. Los principales síntomas son dificultad respiratoria, que incluye sibilancias y falta de aliento, tos, fatiga, fiebre, tiraje -la piel del pecho o el cuello se hunde cada vez que el niño respira- y, en el caso más grave, piel morada debido a la falta de oxígeno.

Los antibióticos no son útiles para tratar la bronquiolitis
Debido a que el virus que causa la bronquiolitis, el virus sincitial respiratorio, se propaga si se entra en contacto directo con secreciones de la nariz y la garganta de alguien que tenga la enfermedad, el Servicio de Neonatología del Hospital La Milagrosa destaca medidas para prevenir el contagio de la patología, como es un adecuado lavado de manos después del contacto con el paciente o sus objetos, mantener alejado al bebé o niño del humo del tabaco, asegurar un descanso suficiente y una alimentación saludable para ayudar al organismo a defenderse.

Para contrarrestar la bronquiolitis, existe un gran hándicap, y es que los antibióticos no son útiles, ya que se trata de una enfermedad respiratoria provocada por una infección viral y los antibióticos sólo son eficaces en las infecciones bacterianas.

A veces el profesional puede estimar necesario la medicación para ayudar a desobstruir las vías espiratorias del niño. En los casos más graves se precisa la hospitalización del niño para poder suministrarle oxígeno y ayudarle a respirar hasta su completa mejoría.

Durante los últimos meses, aproximadamente el 90% de los ingresos en pediatría han estado causados por la bronquiolitis.
..Redacción