No se pierda

Reino Unido y Bill Gates anuncian un plan de 4.000 millones de euros para acabar con el paludismo

26 de enero, 2016
Paludismo o malaria

El multimillonario y filántropo estadounidense Bill Gates y el ministro británico de Finanzas, George Osborne, presentaron ayer lunes un plan de 4.000 millones de euros para erradicar el paludismo.

El Gran Asesino”, que así lo llamó Osborne, en el acto de presentación del plan que se celebró en la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, en palabras suyas, “con esfuerzo y el tipo de investigación que tenemos en el norte de Inglaterra, podemos eliminar la enfermedad”.

La suma de 3.000 millones de libras (4.300 millones de dólares) será entregada a lo largo de cinco años para financiar la investigación y apoyar los esfuerzos para acabar con esta enfermedad transmitida por los mosquitos.

Es difícil exagerar sobre el impacto de la malaria. No se puede construir una economía próspera cuando tienes muchos casos de malaria”, afirmó Bill Gates en el acto.

Cada uno de los cinco años, 500 millones de libras (660 millones de euros) vendrán del presupuesto británico de ayuda al desarrollo y la Fundación Bill Gates entregará, en 2016, 200 millones de dólares, a los que seguirán otras donaciones.

Objetivo para 2030: reducir en un 90% incidencia y mortalidad mundial por malaria
En mayo de 2015 la Asamblea Mundial de la Salud adoptó la Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria, que es una hoja de ruta de 15 años para el control de la malaria. Su objetivo es una reducción del 90% de la incidencia y la mortalidad mundial por malaria para 2030.

El informe ‘Alcanzar la Meta sobre Malaria’ destaca que estas metas solamente podrán lograrse si se aúna la voluntad política, el liderazgo de los países y un aumento significativo de la inversión. En este sentido, la inversión anual para la malaria deberá triplicarse, y es que de los 2.700 millones de dólares actuales, deberá pasarse a 8.700 millones en 2030.

Asimismo, el informe apela a mayor investigación contra la malaria, poniendo de ejemplo el Malaria Atlas Project, un Centro Colaborador de la OMS en la Universidad de Oxford (Reino Unido) que muestra que las mosquiteras tratadas con insecticida han sido “con diferencia la intervención más importante” en África, y es que se estima que han evitado un 68% de casos de malaria desde 2000.

Sin embargo, en muchas regiones, la malaria sigue siendo un grave problema de salud pública, de hecho algunos países siguen soportando una parte “desproporcionadamente alta” de la carga mundial de la malaria.

Solamente en 2015 se estiman 214 millones de nuevos casos de malaria, y aproximadamente 438.000 personas pueden morir a causa de esta enfermedad que es prevenible y tratable. Unos 3.200 millones de personas, casi la mitad de la población mundial están en riesgo de contraer malaria. 15 países, la mayoría del África subsahariana, sufrieron el 80% de los casos de malaria y el 78% de las muertes a nivel global en 2015.

Los niños menores de 5 años constituyen más de dos tercios de todas las muertes vinculadas a la malaria. Entre 2000 y 2015, la tasa de mortalidad de menores de cinco años debida a la malaria descendió un 65%, es decir, se salvaron 5,9 millones de vidas de niños.

Si no se lanzan nuevos insecticidas de aquí a 2020, la situación será crítica y el número de muertos podría dispararse”, advirtieron Osborne y Gates, quienes se manifiestan “optimistas de que puedan ver erradicado el paludismo en vida”, y es que ambos “creen que un mundo sin paludismo debe ser una de las prioridades sanitarias mundiales”.
..Redacción