No se pierda

“En sanidad, el pretexto del ahorro no es contemplable”

1 de febrero, 2016
Antonio Ferndandez-Pro SEMG

La atención sanitaria es un derecho, y proveer este servicio debe contemplarse como una inversión en salud: hablar de ahorro en sanidad está fuera de lugar y no debería utilizarse como argumento”, así de contundente se manifestaba en Granada el máximo responsable de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Antonio Fernández-Pro, quien matizaba que desde la sociedad científica que preside sí que se defiende “el análisis del ‘gasto evitable’ y la evaluación de los procesos para poder prescindir de los que no sean eficientes y costefectivos”. Por ese motivo, explicaba el doctor Fernández-Pro, “nunca estaremos de acuerdo con los incentivos perversos y sí con la promoción y reconocimiento de la calidad”.

Una calidad asistencial que pasa, irremediablemente, por la formación acreditada y basada en la evidencia científica de sus profesionales, por eso la SEMG reivindica la formación médica continuada como una necesidad social. Así lo defendía esta mañana en Granada su presidente en la presentación oficial del XXIII Congreso Nacional de Medicina General y de Familia, que reunirá a más de 3.000 profesionales y que cuenta con un programa científico caracterizado “por la calidad, pero sobre todo por la usabilidad”, argumentaba Fernández-Pro: “es formación útil para la práctica clínica diaria”. “Una formación a la que, sin embargo“, añadía el presidente de la SEMG, “no todos los médicos de familia pueden acceder: lamentablemente no todas las administraciones facilitan los días necesarios para asistir a estos encuentros científicos”.

Aunque, según Antonio Fernández-Pro, este no es el único problema de la Atención Primaria. Entre otros, el representante de los médicos de familia señala que “como en otras especialidades del Sistema Nacional de Salud, en Atención Primaria no se reponen los médicos que se jubilan, y esto es un problema que venimos denunciando: en diez años el 40% de los profesionales estarán jubilados, y paradójicamente los médicos que se forman en España se ven obligados a salir al extranjero para ejercer“.