Inicio ASP La colchicina está asociada a un menor riesgo cardiovascular en pacientes con...

La colchicina está asociada a un menor riesgo cardiovascular en pacientes con gota

Compartir

La colchicina, que se utiliza para reducir la inflamación en ataques de gota, también puede proteger a los pacientes con gota de eventos cardiovasculares (CV), según un estudio publicado en línea el 18 de noviembre 2015, en la revista Annals of the Rheumatic Diseases.

Las principales conclusiones del estudio fueron que los pacientes con gota que utilizan colchicina tuvieron menos eventos CV y ​​bajaron todas las causas de mortalidad, comparado con pacientes similares con gota cuyo tratamiento no incluía la colchicina, según el autor Dr. Daniel H. Solomon, MD, MPH, del Hospital Brigham y del Hospital de la Mujer y jefe de la Sección de Ciencias Clínicas de Reumatología de la Facultad de Medicina de Harvard, Boston, Massachusetts.

Dr. Solomon y sus colegas utilizaron datos retrospectivos a partir de una base de datos de registros médicos electrónicos vinculados con las reclamaciones de Medicare para los años 2006 a 2011, para probar la hipótesis de que el uso de colchicina se asocia con una reducción del riesgo CV en pacientes con gota, que de otro modo tienen un mayor riesgo de aterosclerosis debido su enfermedad reumatoide subyacente. La colchicina ya había sido estudiada para la prevención secundaria de eventos CV en otros subgrupos.

La cohorte de estudio incluyó a 501 pacientes con gota que presentaban un “nuevo tratamiento” con colchicina y 501 pacientes similares que no utilizaron la colchicina. Los participantes fueron seguidos durante una media de 16,5 meses. El resultado CV primario fue un compuesto de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o ataque isquémico transitorio. Los resultados secundarios fueron los eventos CV primarios y procedimientos de revascularización y muerte por cualquier causa.

Los investigadores informaron de 28 eventos primarios CV entre los usuarios de la colchicina y 82 entre los no usuarios, con tasas de incidencia de 35,6 frente a 81,8 por cada 1000 personas-año.

Después del ajuste, el riesgo de eventos CV primaria fue 49% menor con colchicina (ratio de riesgo, 0,51; intervalo de confianza del 95%, 0,30-0,88; p = 0,016), y la mortalidad por todas las causas fue un 73% menor (ratio de riesgo, 0,55; intervalo de confianza del 95%, 0,35-0,85; p = 0,007). El ajuste de covariables incluyó la edad, sexo, raza, historia de enfermedad CV, diabetes, hipertensión, uso de estatinas, uso de aspirina, uso de antihipertensivos, tabaquismo, índice de masa corporal, fármacos antiinflamatorios no esteroideos o inhibidores selectivos de la COX-2, esteroides orales, alopurinol y la enfermedad renal crónica o enfermedad renal terminal.

El Dr. Salomón dijo que los investigadores se sorprendieron de lo rápido que el efecto protector de la colchicina se hizo evidente. Las parcelas de supervivencia de Kaplan-Meier mostraron que las curvas de CV primaria y para la mortalidad por cualquier causa divergían en los primeros meses de uso y permanecieron separadas para hasta 4 años de seguimiento.

Los autores subrayan que este estudio es un generador de hipótesis y que los resultados requieren confirmación en un ensayo controlado aleatorio. Mientras tanto, hay implicaciones para los médicos que traten a los pacientes con gota.

Si los proveedores consideran que un paciente tiene un alto riesgo de enfermedad cardiovascular (es decir, múltiples factores de riesgo), un manejo cuidadoso del factor de riesgo CV es crítico. Esto incluye el control de la presión arterial, los lípidos, la diabetes, y subrayar la importancia del ejercicio y el control de peso. Son intervenciones basadas en la evidencia que reducirán el riesgo de futuros eventos cardiovasculares“, dijo el Dr. Salomón.

Más allá de esto, puede valer la pena evaluar si el paciente tolera 0,6 mg de colchicina por día. Si es así, entonces uno podría discutir con los pacientes si el uso de colchicina como terapia preventiva adicional vale la pena. La colchicina sólo debe usarse con mucha precaución en pacientes con enfermedades crónicas de riñón“.

El cardiólogo S. Marcos Nidorf, MD, MBBS, desde HeartCare Western Australia, Perth, que ha estudiado la colchicina para la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular en pacientes con enfermedad coronaria estable, dijo a Medscape Medical News que este artículo se suma a la evidencia que favorece más amplias pruebas sobre la colchicina como prevención de las enfermedades cardiovasculares.

El estudio de Salomón es el segundo estudio retrospectivo en pacientes hospitalizados por gota y dados de alta con dosis bajas de colchicina para demostrar los posibles beneficios cardiovasculares de la terapia en estos pacientes. El primero fue por Crittenden y otros. Lo que hace que estos interesante de datos es el potencial para que puedan ser generalizados a la población en general de los pacientes con enfermedad coronaria demostrada“, dijo el Dr. Nidorf, que no participó en ninguno de los estudios.

También señaló que los datos del estudio realizado por el Dr. Solomon y sus colegas muestran que el beneficio CV no era sólo una cuestión de usar la colchicina y evitar el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, ya que el 40% de los pacientes tratados con colchicina también estaban tomando un medicamento antiinflamatorio no esteroideo comparado con el 9% de los no usuarios colchicina.

Por otra parte, el 41% de los pacientes en esta cohorte tenía evidencia de insuficiencia renal y tomó terapia sin problemas, lo que reafirma que a bajas dosis, la terapia de colchicina es segura en estos pacientes“, añadió.

Sobre la base de los dos estudios retrospectivos en esta población, sería justo decir que el uso continuado de dosis bajas de colchicina para la profilaxis contra la gota es segura y preferible a [los fármacos antiinflamatorios no esteroides], especialmente en personas con enfermedad coronaria demostrada; sin embargo, la razón principal para la prescripción de la droga en estos pacientes debe ser para la prevención de la gota, en lugar de la prevención de eventos CV. La verdadera pregunta es si la colchicina proporciona beneficios más allá de la terapia de aspirina y estatinas en pacientes con enfermedad coronaria demostrada“, dijo el Dr. Nidorf.

El Dr. Salomón y el Dr. Nidorf ambos hicieron hincapié en la necesidad de un ensayo controlado aleatorio para confirmar el efecto protector de la colchicina, así como las dificultades en la realización de un estudio de este tipo.

Sería muy útil aleatorizar a los pacientes de gota en alto riesgo de futuros eventos cardiovasculares, para que tomen colchicina o placebo. El resultado a observar serían los futuros eventos cardiovasculares“, dijo el Dr. Salomón. “El desafío con la realización de este estudio es que probablemente requerirá 6000-7000 sujetos seguidos durante 2 a 3 años. Esto probablemente un costo aproximado de $60 a $70 millones. Quien financiaría un estudio de este tipo no está claro“.

Predijo que si se confirma que dosis bajas de colchicina son seguras y eficaces para el uso clínico de rutina, es probable que surjan como una piedra angular para la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular, en parte debido a los bajos costos del principio sctivo y su fácil disponibilidad.”Esta historia tiene todavía un largo camino por recorrer“, dijo el Dr. Nidorf.
..Jorge Tamayo