Inicio ASP Nuevas estrategias de control del dolor y más rápida recuperación tras una...

Nuevas estrategias de control del dolor y más rápida recuperación tras una prótesis completa de rodilla

Compartir

La gestión del dolor y del entorno social del paciente pueden ser clave en una más rápida recuperación tras una cirugía de Prótesis Total de Rodilla.

Si se combinan los analgésicos tomados antes y después de la cirugía, la anestesia local durante la operación e inyecciones intraoperatorias contra el dolor realizadas por el cirujano ortopédico en la rodilla, se obtienen niveles de dolor más bajos según los propios pacientes, menos efectos secundarios relacionados con el manejo del dolor, se requiere menos medicación narcótica postoperatoria y se logra una mejor y más temprana fisioterapia postoperatoria.

De acuerdo con la edición de febrero del Journal of the American Academy of Orthopaedic Surgeons (JAAOS), Revista de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, un enfoque asistencial basado en el equipo (que consiste en el paciente, la familia, el cirujano ortopédico y otros profesionales de la medicina) en una operación de prótesis total de rodilla (PTR), junto con estrategias de gestión del dolor actualizadas, son clave para maximizar los resultados de los pacientes.

La artritis de rodilla afecta aproximadamente al 50 por ciento de los estadounidenses mayores de 60 años. “La PTR es un procedimiento altamente exitoso utilizado para tratar la artritis de rodilla sintomática que no es sensible a los tratamientos no quirúrgicos como las inyecciones, la pérdida de peso, fisioterapia y medicamentos no narcóticos“, dice el autor principal del estudio y cirujano ortopédico Calin S. Moucha, MD, jefe de la reconstrucción de adultos y la cirugía de reemplazo de articulaciones en el hospital Mount Sinai de Nueva York.

El control del dolor postquirúrgico es clave para promover la movilidad postoperatoria temprana, la reducción de los efectos secundarios de la medicación, y el aumento de la satisfacción del paciente“, dice el doctor Moucha.

La gestión del dolor tradicional en una operación de PTR incluye una bomba computerizada llamada analgesia controlada por el paciente (ACP) con o sin epidural, que puede provocar náuseas, vómitos, retención urinaria, presión arterial baja, estreñimiento y prurito. Las estrategias de control del dolor más recientes -conocidos como protocolos multimodales- gestionan más eficazmente el dolor y limitan los efectos secundarios. Éstas incluyen:

  • Una combinación de medicamentos para el manejo del dolor (por ejemplo, los medicamentos orales y los bloqueadores nerviosos) tomadas antes y después de la cirugía.
  • La anestesia local con bloqueo pre-operatorio de los nervios realizado por un anestesiólogo.
  • Inyecciones intraoperatorias contra el dolor realizadas por el cirujano ortopédico en la rodilla.

Los protocolos multimodales resultan en:

  • Más bajos grados de severidad del dolor según los propios pacientes en los primeros días después de la cirugía.
  • Una minimización de los efectos secundarios no deseados más comúnmente asociados con los protocolos de control del dolor tradicionales.
  • Una reducción de la cantidad total de medicación narcótica necesaria para el control del dolor postoperatorio.
  • una ayuda a los pacientes para estar en mejores condiciones para la fisioterapia postoperatoria temprana y una mayor satisfacción con el control del dolor postoperatorio.

Los autores del estudio también señalan que:

  • Los pacientes deben evitar el uso crónico de narcóticos a largo plazo para el control del dolor de la artritis de la rodilla antes de la cirugía, ya que puede disminuir el umbral de dolor del paciente y dar lugar a un aumento del dolor postoperatorio.
  • Los pacientes no deben dejar bruscamente los medicamentos por vía oral ya que existe un riesgo de rebote del dolor y de desarrollar dolor crónico. Muchos pacientes utilizarán sus medicamentos recetados por lo menos las dos primeras semanas después de la cirugía, y luego van disminuyendo según la tolerancia.
  • Los medicamentos para el dolor pueden ser necesarios más allá de las primeras dos semanas para determinadas actividades, como sesiones de terapia física.
  • Un sistema fuerte de apoyo (familia, amigos, o una combinación de ambos) pueden ser muy útiles para el paciente en el logro de una recuperación y vuelta a casa más rápidas

.
..Jorge Tamayo