Inicio ASP Médicos de Familia avalan en un estudio la prescripción “diferida” de antibióticos

Médicos de Familia avalan en un estudio la prescripción “diferida” de antibióticos

Compartir

Médicos de Familia de nueve centros de salud del Servicio Madrileño de Salud han participado en un estudio sobre el uso de la prescripción diferida de antibiótiocos, publicado en la revista Jama Internacional. El análisis demuestra que esta pauta de administración puede disminuir el uso no justificado de antibióticos contribuyendo a su mejor uso.

La prescripción diferida es una estrategia terapéutica que consiste en proporcionar una receta de un antibiótico al paciente con instrucciones para que lo tome únicamente si sus síntomas no mejoran o empeoran algunos días después de la visita médica, y aplicable a las infecciones respiratorias agudas como faringitis aguda, la rinosinusitis o la bronquitis aguda, uno de los principales motivos de consulta en Atención Primaria.

Los autores de este estudio realizaron un ensayo clínico multicéntrico con 405 pacientes escogidos aleatoriamente para comprobar si la prescripción diferida de antibióticos podría ser una estrategia que ayude al consumo racional de estos fármacos. Se comparó la eficacia y la seguridad de dos estrategias de prescripción diferida ( con la prescripción antibiótica inmediata y con la no prescripción).

En las estrategias diferidas, los pacientes presentaron síntomas con una severidad y una duración ligeramente mayor pero clínicamente similar a los de la prescripción inmediata, y además mostraron una reducción drástica (de más del 60%) del consumo de antibióticos en comparación con estos últimos.

Uso prudente de antibióticos
El estudio contribuye a fomentar el uso prudente de antibióticos y demuestra que esta pauta de prescripción puede disminuir el uso no justificado de antibióticos contribuyendo a su mejor uso; además facilita su acceso caso de necesidad, implicando al paciente en la toma de decisiones. Asimismo, no se observaron aumento de complicaciones infecciosas ni un peor control de los síntomas.

La prescripción diferida también contribuye a concienciar sobre el escaso valor que puede tener el uso de antibióticos en algunas infecciones frecuentes, en muchos casos sin necesidad de tratamiento. Además, contribuye a cambiar la percepción del paciente sobre la utilidad y necesidad de los antibióticos.

El proyecto fue liderado por el doctor Pablo Alonso, investigador del Instituto de Investigación Biomédico Sant Pau de Barcelona y llevado a cabo conjuntamente con médicos de familia de Atención Primaria de 23 centros de salud de cuatro comunidades autónomas (Cataluña, Madrid, País Vasco y Navarra).

En concreto, en la Comunidad de Madrid han participado los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria: Ana Isabel González González, Carmen Escribano Andrés, Mª José Seijas Martínez-Echevarria, del Centro de Salud (CS) Vicente Muzas; Yolanda Canellas Criado, Sagrario Muñoz-Quirós Aliaga del CS Monóvar: Cristina Belló González del CS Virgen del Cortijo; Alberto López García-Franco, Mª del Mar Álvarez Villalba del CS Doctor Mendiguchía Carriche; Juan Carlos Moreno Fernández, Marisol Lorenzo Borda del CS Las Américas; Carlos Aguilera Collado del CS Mar Báltico; José Antonio Pere Pedrol del CS Ángela Uriarte; Blanca Gutiérrez Teira del CS El Soto, y por último, Francisco Ramón Abellán López del Centro de Salud General Ricardos.