No se pierda

Entre los beneficios de la telemedicina, está que mejora la adherencia terapéutica de los pacientes trasplantados de pulmón

18 de febrero, 2016
Trasplante de pulmón

Entre los beneficios de la telemedicina para los pacientes trasplantados de pulmón se encuentra la mejora de la adherencia terapéutica, debido a su utilidad frente a las múltiples complicaciones existentes en el postrasplante, el extenso y complejo tratamiento pautado y la necesidad de apoyo psicológico que requieren, y es que así lo asegura la neumóloga y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), la doctora Natalia Martos.

La evidencia científica ha demostrado que la adherencia a los programas de tratamiento se ve destacablemente incrementada mediante técnicas de telemedicina, como es la monitorización de la función pulmonar. “En pacientes con trasplante de pulmón, la mala adherencia al sistema de monitorización de la función pulmonar aumenta el riesgo de generar disfunción del injerto”, alerta la doctora Martos. “Ante esta situación, resulta esencial potenciar las estrategias de adherencia ya que, especialmente en los primeros meses de postrasplante, una buena adherencia conlleva permanecer más tiempo libres de bronquiolitis”, añade.

La mayor adherencia lograda mediante la monitorización de la función pulmonar permite realizar un tratamiento precoz ante posibles complicaciones.

Empezar a tratar a tiempo el rechazo del injerto o alguna posible infección es clave para disminuir la morbilidad que registran estos pacientes. También es remarcable la reducción del número de hospitalizaciones y las consultas programadas, así como los costes sanitarios que suponen su implementación”, explica esta experta.

Martos ha profundizado en este aspecto dentro del programa de conferencias de la XX Reunión Conjunta de Áreas SEPAR. Los expertos en salud respiratoria han asegurado que en el trasplantado pulmonar es de vital importancia la detección y el tratamiento precoz de la bronquiolitis obliterante (BOS) ya que es la causa principal de la disfunción del injerto y de las infecciones respiratorias. “Estos avances influyen directamente en la mejora de la calidad de vida del paciente, debido a que estas dos entidades van a determinar el pronóstico a corto o largo plazo en la mayoría de los pacientes sometidos a un trasplante de pulmón”, expone Martos.

La telemedicina ofrece nuevas posibilidades en el tratamiento y seguimiento de los pacientes, especialmente en aquellos con patologías crónicas, ya que son los casos en los que la adherencia al tratamiento juega un papel fundamental en su pronóstico y calidad de vida. Estas nuevas tecnologías facilitan el acceso a los servicios sanitarios y mejoran la satisfacción de los pacientes en la asistencia recibida.

A pesar de las ventajas de la telemedicina, son pocos los estudios que se centran en la calidad de vida y la satisfacción del paciente en trasplante pulmonar. Por este motivo, actualmente es necesario el desarrollo de estudios a largo plazo que avalen el uso de la telemedicina en el trasplante pulmonar. “El uso de telemedicina en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) está dando excelentes resultados, por lo que todo apunta que un sistema de seguimiento similar podría beneficiar significativamente a los pacientes trasplantados de pulmón”, concluye Martos.

En España hay dos millones de personas con una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) pero, según denuncian desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), más del 70% de estos pacientes está sin diagnosticar. Su prevalencia en nuestro país va en aumento, y es que según datos del estudio EPI-SCAN es del 10,2% de afectados en la población entre 40 y 80 años, y ya supone la tercera causa de muerte en el país. A nivel mundial la EPOC sigue aumentando su mortalidad, y es que se prevé que para el 2020 ya se estemos hablando de la tercera causa de muerte por detrás de la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares.
..Redacción