No se pierda

Guillermo Álvarez Calatayud es nombrado nuevo presidente de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP)

19 de febrero, 2016
Guillermo Álvarez Calatayud

El pediatra Guillermo Álvarez Calatayud, especialista en Gastroenterología y Nutrición Pediátrica del Hospital Materno Infantil Gregorio Marañón de Madrid, ha sido nombrado nuevo presidente de la Sociedad Española de Probióticos y Prebióticos (SEPyP).

Álvarez Calatayud, como nuevo presidente, fue ratificado en la Asamblea General de socios en el marco del VII Workshop Probióticos, Prebióticos y Salud: Evidencia Científica, ha formado parte de la SEPyP desde su creación en 2011, participando como vocal de la misma.

Mantener a la entidad como referente científico y de investigación en este campo, y es que ese es el fin que se propone Álvarez Calatayud al frente de la SEPyP que, toma el relevo del anterior presidente, Francisco Guarner, gastroenterólogo del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. Para ello propone seguir siendo “la organización científica que haga posible un foro de intercambio que permita conocer la investigación actual que se está realizando en el mundo de la microbiota y los probióticos y su aplicación en la clínica”.

Álvarez Calatayud también quiere “mantener el carácter multidisciplinar de la sociedad, con cabida para clínicos de distintas especialidades, investigadores básicos e investigadores de la industria”.

La celebración del workshop anual o la divulgación a colectivos bien representados como los farmacéuticos, una serie de logros ya consolidados por la SEPyP, entre los nuevos proyectos ha destacado la edición del libro ‘Probióticos, Prebióticos y Salud. Evidencia Científica’, orientado a los profesionales y la participación en programas de investigación con otros estamentos.

Próximos avances y aplicaciones

En cuanto a los avances más inmediatos de los probióticos y prebióticos relacionados con la microbiota y la salud, el nuevo presidente de SEPyP subraya que “son muchas las áreas en las que se está investigando”, como la “enfermedad cardiovascular, patología neurológica y del comportamiento, tercera edad, reproducción…”, haciendo posible, “que la aplicación de los probióticos en la clínica haya llegado a enfermedades tan diversas como el autismo o la enfermedad celíaca”.

Sobre las nuevas estrategias con probióticos y prebióticos, Álvarez Calatayud explica que en primer lugar van encaminadas a la modificación de la microbiota intestinal en aquellos individuos predispuestos con la incorporación de dietas adecuadas mediante el consumo de alimentos funcionales y al empleo de prebióticos que incrementen la diversidad de especies favorables en nuestro intestino.

También destaca los esfuerzos en investigación básica en la selección de microorganismos con propiedades funcionales favorables para el ser humano.

Por último, ha valorado que “los científicos deben hacer hincapié en el escrutinio de nuevas especies beneficiosas y en la restitución específica de defectos identificados en situaciones patológicas con el objetivo final de promover un impacto positivo en la población”.