No se pierda

El hipertiroidismo aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, según estudio

29 de febrero, 2016
hipertiroidismo

Las mujeres con hipertiroidismo tienen más riesgo de presentar cáncer de mama que se incrementa con el tiempo, dicen investigadores daneses, que también descubrieron que el hipotiroidismo se relacionaba con una reducción de tal riesgo.

En un estudio de un registro nacional de la población de más de 4 millones de mujeres, descubrieron que el hipertiroidismo se relacionaba con un incremento del 11% en el riesgo de presentar cáncer de mama y el hipotiroidismo se vinculaba a una disminución del 6% del riesgo.

La autora principal Mette Søgaard, DVB, PhD, del departamento de epidemiología clínica del Hospital de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, dijo en un comunicado de prensa: “Nuestros hallazgos resaltan la importancia de concienciar en torno al cáncer de mama en las mujeres con hipertiroidismo y avanzan nuestra comprensión de este riesgo potencial”.

Las altas concentraciones de hormona tiroidea pueden tener efectos estrogénicos, “lo cual puede explicar por qué el hipertiroidismo conlleva más riesgo de cáncer de mama”, indicó.

Sin embargo, el coautor del estudio, Jens Otto Lunde Jørgensen, profesor clínico de endocrinología y medicina interna, también del Hospital de la Universidad de Aarhus, subrayó que los hallazgos no deben ser causa de alarma: “No creo que nuestros datos justifiquen la necesidad de que todas las mujeres con producción excesiva de hormona tiroidea deban someterse a mamografía”.

El estudio fue publicado el 11 de febrero en European Journal of Endocrinology, y se publica después de la noticia de que las pacientes con cáncer tiroideo tienen más riesgo de cáncer de mama ―aproximadamente el doble del riesgo esperado en la población general para un segundo tumor maligno― y viceversa.

¿Una relación, pero es de causa y efecto?
En el presente estudio, el equipo analizó datos de varias bases de datos nacionales, incluido el Registro Nacional de Pacientes Daneses, para identificar a todas las mujeres de Dinamarca con un diagnóstico hospitalario inicial de hipotiroidismo o hipertiroidismo entre 1978 y 2013.
Después, vincularon a estas mujeres con el Registro Danés de Cáncer para determinar quién presentaba cáncer de mama. Se identificó la etapa del cáncer de mama cuando se estableció el diagnóstico y la expresión de receptor de estrógeno (ER). También se determinó el Índice de Comorbilidad de Charlson.

De una población total de 4.177.429 mujeres, los investigadores identificaron a 61.873 con diagnóstico de hipotiroidismo a una media de edad de 71 años y 80.343 con diagnóstico de hipertiroidismo a una media de edad de 70 años. La mayoría de las mujeres de los dos grupos (65,8% y 74,8%, respectivamente) no tenía trastornos concomitantes y 8,5% y 3,5%, respectivamente, eran obesas.

La media de seguimiento fue 4,9 años y 7,4 años, respectivamente. En comparación con la población general, las mujeres con hipertiroidismo tuvieron un cociente de incidencia estandarizado (SIR) de cáncer de mama de 1,11 que aumentó a 1,13 después de 5 años de seguimiento. Las mujeres con hipotiroidismo tuvieron un SIR de cáncer de mama de 0,94, el cual no se modificó en el transcurso del tiempo.

Los hallazgos no se vieron afectados por la estratificación según etapa de cáncer en que se estableció el diagnóstico, expresión de ER, edad, comorbilidad, antecedentes de enfermedades relacionadas con el alcohol y diagnóstico clínico de obesidad.

El Dr. Jørgensen dijo que no ha calculado todavía las cifras absolutas que representa el incremento del riesgo: “Lo que hemos demostrado es que existe una relación entre un diagnóstico de enfermedad tiroidea activa y un incremento de 11% en el riesgo de diagnóstico subsiguiente de cáncer de mama”.

Sin embargo, estos son datos de registro y únicamente se han estudiado las relaciones, ambos factores limitantes, dijo el Dr. Jørgensen, resaltando que se resiste a atribuir una relación causal.

Una posible explicación es que las mujeres con diagnóstico de enfermedades tiroideas acudieron a su médico con más frecuencia y por tanto tienen más probabilidades de someterse a detección de cáncer de mama.

Debemos ser cuidadosos en decir que la enfermedad tiroidea hiperactiva produce cáncer de mama ya que no podemos afirmar esto”, resaltó y describió los hallazgos actuales como “una pequeña pieza de un enorme rompecabezas”.

Otro hallazgo fue que la proporción de mujeres con diagnóstico de hipotiroidismo aumentó durante el periodo del estudio, con un 35,2% entre 2008 y 2013 frente a un 15,0% entre 1998 y 2002.

Sin embargo, las cifras correspondientes para el hipertiroidismo permanecieron relativamente estables, en 20,6% y 20,4%, respectivamente.

El Dr. Jørgensen especuló sobre la posibilidad de que el aumento de los diagnósticos de hipotiroidismo puede estar relacionado con los incrementos en la determinación de hormona estimulante de tiroides en los últimos años.

Hay pocas dudas de que esto tiene que ver con una detección bioquímica más intensa de la función tiroidea”, señaló. “Independientemente de esto, hay también un incremento de la enfermedad y no es que sólo sea posible un sesgo de investigación diagnóstica, pero creo que el principal motivo es que examinamos a muchas más pacientes”.
..Susana Calvo