Inicio ASP La gran brecha que existe en atención quirúrgica hace que solamente el...

La gran brecha que existe en atención quirúrgica hace que solamente el 6% de las operaciones se hagan en países pobres

Compartir

Es un hecho que el número de cirugías que se realizan en el mundo crecen constantemente, especialmente en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, también es un hecho que actualmente sigue existiendo una gran brecha en cuanto a atención quirúrgica entre los países ricos y pobres. Y es que así se concluye de un nuevo estudio dirigido por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

En el período de ocho años, -2004/2012-, el número de operaciones realizadas al año, según los autores de este estudio, se incrementó en un 38%, pasando así de 224 millones a casi 313 millones de intervenciones. El mayor aumento, hasta un 114%, se produjo en los países relativamente pobres, pero aún así, estas naciones en vías desarrollo siguen representando un porcentaje pequeño de las operaciones generales.

Como informan los autores en un artículo que se ha publicado esta semana en Bulletin of the World Health Organization, muestra como solamente el 6,3% de las cirugías se realizaron en las naciones más pobres, que representan casi el 37% de la población mundial. “La cirugía se está prestando cada vez con mayor frecuencia en países con muy bajo gasto en atención sanitaria. Sin embargo, todavía hay una gran disparidad entre lo que se ofrece en los países con alto gasto en salud en comparación con los países de bajos recursos”, afirma el autor principal del trabajo, Thomas Weiser, profesor asistente de Cirugía en Stanford.

El problema de acceso a la cirugía, como indica Weiser, no es el único, y es que el estudio que él lidera, pone de manifiesto la preocupación que hay tanto por la calidad como por la seguridad de la atención prestada en los países en desarrollo, donde un equipo inadecuado, falta de formación por parte de los profesionales y condiciones insalubres, pueden poner en riesgo la salud y vida de los pacientes.

Todas estas preocupaciones, han centrado también otro estudio separado que, publicado en Lancet Global Healt, Weiser y sus colegas encontraron altas tasas de mortalidad y una gran variabilidad en los resultados obtenidos entre los pacientes sometidos a tres procedimientos comunes en países de bajos y medianos ingresos: cesárea, apendicectomía y reparación de hernia- en países de bajos y medianos ingresos.

En los países más pobres, el número de operaciones se elevó un 69%, pasando de 394 a 666 procedimientos por cada 100.000 personas cada año. En los países de bajo gasto sanitario, el aumento fue del 114,6%, pasando de 1.851 a 3.973 operaciones por cada 100.000 personas por año.

El estudio refleja la gran disparidad en las intervenciones quirúrgicas entre las naciones ricas y pobres, y es que en 2012, por ejemplo, sólo el 30% de los procedimientos quirúrgicos se realizaron en países de bajos y muy bajos gastos, aunque estas naciones representen el 71% de la población mundial. Y la mayor parte de estos procedimientos fueron cesáreas, un hecho que como explica Weiser, refleja que otras necesidades quirúrgicas como lesiones traumáticas o tratamientos oncológicos, no se les está dando la cobertura necesaria y que demanda.

Finalmente, Weiser, partiendo de la realidad de que “la cirugía es una intervención de alto riesgo” ya que, “estamos hablando de millones de operaciones al año”, considera que el estudio refuerza la necesidad de fomentar políticas de inversión en capital humano y físico, para así, ayudar a construir una infraestructura quirúrgica que sea eficaz en aquellos países en desarrollo. “La cirugía es una disciplina sin asistencia en algunas partes del mundo, en términos de infraestructura, y es de alto riesgo. Muchas de esas cuestiones fundamentales deben abordarse”, concluye.
..Redacción