No se pierda

Nuevo descubrimiento acerca la posibilidad de controlar la producción de grasa del cuerpo

3 de marzo, 2016
Grasas

Más allá de la dieta y el ejercicio, se está trabajando en un nuevo método de control de peso que implica el control de la producción de las células de grasa desde su origen. Y es que un nuevo informe publicado en la edición de marzo de 2016 de The FASEB Journal muestra que al menos algunas células grasas humanas son producidas por las células madres que se originan en la médula ósea.

Como resultado, los científicos esperan poder algún día manipular el tipo o la cantidad de células grasas creadas para reducir, en última instancia, el riesgo de enfermedades relacionadas con la prevalencia de grasa no saludable, tales como las enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, apnea del sueño, asma, hipertensión pulmonar, enfermedad de la vesícula biliar, enfermedad renal, algunos tipos de cáncer y la obesidad.

Nuestro estudio sugiere que lo que determina el riesgo para la enfermedad puede ser el tipo de células producidas por nuestro cuerpo que almacenan grasa, en lugar de la cantidad de grasa“, dijo Dwight J. Klemm, Ph.D., un investigador de la Universidad de Colorado involucrado en la investigación. “Este paradigma pone de relieve la posibilidad de nuevas estrategias para prevenir y revertir enfermedades crónicas relacionadas con la grasa mediante el control de la producción de diferentes tipos de células que almacenan grasa“.

Para hacer su descubrimiento, Klemm y sus colegas reclutaron a personas que recibieron trasplantes de médula ósea, por motivos clínicos, de diferentes donantes humanos, muchos meses antes del estudio. Les fue retirada una pequeña muestra de tejido graso de debajo de la piel al lado del ombligo. Se evaluó el ADN de las células de grasa en la muestra de tejido para determinar si se trataba de la persona que donó la médula ósea o el receptor del trasplante.

Los investigadores observaron la presencia de ADN del donante, lo que indica que algunas de las células de grasa habían crecido a partir de células que se originaron en la médula ósea trasplantada. Una investigación anterior con ratones indica que las células de almacenamiento de grasa producidos a partir de células madre de médula ósea pueden ser particularmente perjudiciales porque producen sustancias que promueven la inflamación y dificultan la capacidad de otras células de responder a la insulina.

Esta investigación puede ayudar a desentrañar muchos de los misterios asociados al aumento de peso, pérdida de peso, y los efectos que el exceso de grasa tiene en el cuerpo“, dijo Thoru Pederson, Ph.D., Editor en jefe de The FASEB Journal. “Cuanto más aprendemos acerca de este interesante descubrimiento, más cerca estamos de acabar con los efectos nocivos de las células de grasa“.
..Susana Calvo