No se pierda

La sanidad pública recomienda Barnaclínic

4 de marzo, 2016
Barcelona. Hospital

La Federación Nacional de Clínicas Privadas considera absolutamente fuera de lugar y desleal que, según han publicado varios medios de comunicación, los médicos del Hospital Clínic de Barcelona se vean obligados por contrato, a “promocionar” la oferta asistencial de su parte privada, Barnaclínic, entre los pacientes de la pública.

La FNCP insiste en que este modelo, que se está extendiendo, perjudica gravemente la actividad de los centros sanitarios privados, al aprovechar instalaciones, equipamiento y profesionales del sector sanitario público para realizar actividad privada. Extremo éste que constituye una clara competencia desleal del ámbito de la sanidad pública para con la privada, con la que concurre a coste “cero” con fondos públicos, mientras la privada tiene que asumir los costes laborales, fiscales, de inversión y de riesgo empresarial con fondos propios.

Para Cristina Contel, Presidenta de la FNCP, “el modelo Barnaclínic es un modelo perverso y desleal, que crea dentro de la propia sanidad pública una doble velocidad de acceso y de atención. Resulta imprescindible frenar cualquier avance en ese sentido, máxime, como es el caso, cuando se establece una exigencia por ‘compromiso contractual’ a los profesionales de la pública para que fomenten y promocionen la actividad sanitaria privada en centros sanitarios públicos. Y todo ello, bajo espurios pretextos de paliar el déficit crónico de los hospitales públicos, poniendo en peligro las empresas sanitarias privadas y por ende los miles de puestos de trabajo que representan”.

A pesar de las numerosas contradicciones entre las versiones “oficiales” y otros testimonios de sindicatos y trabajadores, la oposición a la actividad privada de Barnaclínic es compartida por todos los sindicatos con representación en el comité de empresa del Hospital Clínic. Por ejemplo, en el contrato que firma el personal del Hospital Clínic para trabajar también en Barnaclínic se recoge que su actividad se desarrollará “con autonomía y sin dependencia de la estructura organizativa y jerárquica del centro”, pero los trabajadores están obligados a utilizar el uniforme de Barnaclinic y reciben “recomendaciones” de la Dirección como la de no registrarse en el régimen de autónomos a no ser que sus ingresos por prestar servicios en Barnaclinic superen el salario mínimo interprofesional.

Anteriormente ya se habían producido actividades dudosas como aprobar la compra del 100% de las acciones de Barnaclínic por parte del Hospital Clínic o el cambio apresurado de estatutos para blindar la actividad privada que realiza.

Continuamos a la espera del pronunciamiento por parte de la Audiencia Provincial de Barcelona, sobre la Demanda interpuesta contra Barnaclínic, por parte de ACES como la Asociación Territorial de la Sanidad Privada Catalana, por vulneración de la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia y de la Ley 3/91 de Competencia Desleal.

En cualquier caso, no tiene mucho sentido que por un lado se estén sacando centros privados del sistema, cuando los beneficios de la colaboración público-privada están más que probados y por otro, se esté extendiendo la creación de divisiones privadas dentro de los centros públicos que constituyen una “privatización al margen de la sanidad privada”, lo que afecta directamente a las empresas, a sus trabajadores y a la población en su conjunto, al utilizarse los impuestos para financiar instalaciones y equipamientos que concurren con las empresas sanitarias privadas.

La FNCP es la patronal más representativa de la Sanidad Privada en nuestro país, con más de 500 centros sanitarios asociados. Desde la FNCP y sus asociaciones miembro se seguirá trabajando para defender los derechos e intereses de las empresas del sector.