No se pierda

Expertos avisan de que cada 15 minutos una persona muere en España por un ictus

4 de marzo, 2016
Ictus

Cada 15 minutos muere una persona en España por ictus, y es que así lo han avisado expertos en un encuentro organizado por Bayer.

Esta enfermedad cerebrovascular, en España, representa ya la segunda causa de muerte a nivel general y la primera de incapacidad, y es que la mayoría de los pacientes sufren secuelas que en el 40% de los casos resultan inhabilitantes.

En nuestro país, al año es una patología que afecta a cerca de 120.000 individuos, siendo en su mayoría mujeres.

A pesar de estos datos, el moderador del encuentro, Tomás Segura, recordó los buenos resultados que están aportando los anticoagulantes de acción directa -ACODs-, ya que han propiciado un “cambio de paradigma” en la prevención y tratamiento de esta enfermedad y de otros eventos cardiovasculares en pacientes con fibrilación auricular no valvular, patología que en España afecta a más de 800.000 personas.

Personas con fibrilación auricular tienen un riesgo 5 veces mayor de sufrir un ictus

El dato es contundente: las personas con fibrilación auricular que, es la principal arritmia cardíaca, tienen un riesgo cinco veces mayor de sufrir un ictus. Asimismo, cuando en un pacientes se dan las dos enfermedades, se incrementa sobremanera el riesgo de padecer un ictus.

Ahora bien, en los pacientes anticoagulados, sobre todo en aquellos que ya han sufrido daño cerebral previo, los ACODs reducen “mucho” la posibilidad de sufrir una hemorragia cerebral con respecto a los anticoagulantes clásicos.

Además, para los pacientes, los ACODs aportan un mejor manejo y control del tratamiento, lo que reduce los requerimientos y costes de seguimiento. “El inicio rápido de acción, la anticoagulación predecible sin necesidad de monitorizar de manera rutinaria los parámetros de la coagulación ni la funcionalidad renal, la no necesidad de ajustes frecuentes de dosis y el bajo riesgo de interacciones farmacológicas y ausencia de restricciones en la dieta, son elementos importantes que el farmacéutico tiene que conocer y manejar en su atención al paciente anticoagulado”, destacan los expertos.

Por todo ello, y con la experiencia que aportan los más de cinco años de seguimiento en vida real, el doctor Segura concluye de que su manejo requiere de la actualización de los criterios de práctica clínica y de la mejora de la información a los profesionales. “El intercambio de experiencias entre los profesionales es fundamental y nos aporta un punto de vista muy válido de cómo estos nuevos tratamientos pueden ayudar a mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes”.
..Redacción