No se pierda

“La investigación debe formar parte habitual y necesaria del trabajo del residente de Familia”

4 de marzo, 2016
Jornadas residentes y tutores

Debemos motivar a las nuevas generaciones de médicos para que la investigación forme parte habitual de su trabajo”, ha declarado la doctora Mª Dolores Aicart, presidenta del Comité Científico de las IV Jornadas de Residentes y Tutores de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), que comienzan hoy en Córdoba.

Es fundamental fomentar la investigación en Atención Primaria (AP) porque constituye el mayor volumen de asistencia médica y representa el terreno ideal para la realización de estudios con una visión más integral y sobre una amplia población no sesgada”, ha afirmado la doctora Aicart. Con cerca de 500 comunicaciones presentadas a estas Jornadas, más del doble que el año anterior, la doctora considera que se está trabajando en el “buen camino” y que constituye una cifra que “demuestra el interés de las nuevas generaciones de médicos por esta actividad”.

En las Jornadas participan alrededor de 500 asistentes, entre médicos residentes y tutores de toda España que, mediante votación, han sido los encargados de elaborar un programa formativo y científico “a la carta” compuesto por temas clínicos sobre el manejo de patologías prevalentes como la diabetes o el dolor crónico, de habilidades como el uso correcto de los inhaladores y sobre cuestiones referentes a seguridad del paciente y prevención de errores, entre otros.

Con el objetivo de impulsar la participación de los residentes, SEMERGEN decidió becar la inscripción a estas Jornadas a 30 residentes que incluyeron a un mínimo de 20 pacientes en el Estudio PYCAF, el primero elaborado por médicos internos residentes (MIR) que analiza las características clínicas y sociosanitarias del anciano frágil. Según sostiene la doctora Aicart, “la cultura de investigación todavía no está consolidada en AP, pero lo cierto es que es el terreno ideal para la realización de amplios estudios epidemiológicos como el PYCAF”.

Además, cabe destacar el importante número de actividades científicas de carácter práctico como talleres sobre el manejo de arritmias o sobre la gestión del tiempo en consulta, que preocupa notablemente dado que, según la doctora Aicart, “la asistencia a la demanda ocupa casi la totalidad del tiempo y no nos permite realizar adecuadamente otras actividades que forman parte importante de nuestra profesión como la formación o la investigación”. Por otra parte, en las conocidas como “Minipíldoras”, talleres de 30 minutos sobre nociones básicas, se abordará el manejo del paciente alcohólico, la anticoncepción o, incluso, habrá tiempo para las aplicaciones móviles en AP y la blogosfera sanitaria.

El programa cerrará con una mesa en torno a la formación del MFyC en la actualidad y sus posibilidades de mejora, quienes constituyen más del 30% de los residentes de este país. SEMERGEN denuncia que, a pesar de la modificación del programa formativo en 2005 que supuso una serie de mejores a nivel científico-técnico, todavía no es una especialidad bien valorada a nivel social y profesional y hasta el 19% abandona la especialidad para presentarse de nuevo al MIR y escoger otra distinta.

Residentes y Tutores, un camino de cuatro años en común
Con solo cuatro ediciones, estas Jornadas de Residentes y Tutores se han consolidado como un encuentro indispensable que cada año bate nuevos récords de asistencia y comunicaciones. Debido al éxito de la edición anterior en la que se unieron ambas Jornadas, la doctora Lorena Muñoz, presidenta del Comité Organizador, señala que “la imagen del tutor está unida a la del residente y viceversa. Es un camino de cuatro años en común en el que ambos tienen que beneficiarse y adquirir conocimientos”.

El inicio del periodo de residencia supone una transición de la etapa de estudiante al comienzo de la actividad laboral por lo que el papel del tutor es “fundamental en el manejo de conflictos”- ha afirmado la doctora Aicart para la que la función del tutor debe centrarse en fomentar la autocrítica, identificar los problemas y evitar que el residente se vea desbordado ante la asunción progresiva de responsabilidades y actividades formativas propias del programa de la especialidad.