No se pierda

El peritaje médico, fundamental para formar la valoración de los jueces en casos de responsabilidad civil

15 de marzo, 2016
Clase magistral Máster Peritaje FUP

El Máster en Peritaje Médico de la Fundación Uniteco Profesional y la Universidad de Alcalá ha contado en su última sesión con una clase magistral impartida por José Luis Requero, magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo.

La clase magistral ha buscado responder a la pregunta ¿qué es lo que exige un magistrado ante una prueba pericial? Para dar respuesta a esta cuestión ha estructurado la lección sobre cuatro puntos bien definidos: la importancia de la prueba pericial, la prueba en los distintos órdenes jurisdiccionales, los requisitos para un dictamen pericial y los elementos internos de una evaluación pericial.

Requero remarcó que “los jueces juzgan hechos, por lo que se basan en las pruebas practicadas en el procedimiento que acrediten esos hechos. En líneas generales, un hecho que no ha sido probado es como si no hubiera ocurrido”. Durante la ponencia habló de uno de los principios básicos de la justicia como es el principio de aportación, es decir, todo hecho que se aporte ha de probarse.

En esta línea Requero manifestó que “en ese momento surge la necesidad de la figura del perito médico. A la hora de probar los hechos hay que lograr una certeza, y en muchas ocasiones el juez no tiene los conocimientos necesarios para ello, por lo que recurre a un perito que pueda aportar sus conocimientos expertos sobre el tema y dar luz sobre los hechos”.

La necesidad de un perito aumenta cuando los conocimientos del juez sobre la materia a juzgar son mínimos, como puede ocurrir en los casos de responsabilidad civil profesional sanitaria, por lo que “una exposición completa del dictamen, con un buen informe pericial, así como su puesta en escena, hacen que el juez vaya formando su valoración”.

Por esto mismo Requero recalcó que “el peritaje es fundamental en los hechos para los que se requieren conocimientos expertos, como ocurre en los casos de responsabilidad médica, en donde el juez carece de conocimientos”.

José Luis Requero en la actualidad es magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. En su vertiente más académica ejerce como profesor asociado de la Universidad Autónoma de Madrid, además cuenta con más de 60 trabajos jurídicos y ha publicado tres libros.