No se pierda

La utilización de mallas quirúrgicas en la cirugía de pared abdominal reduce la aparición de hernias

18 de marzo, 2016
Malla-Quirúrgica Ethicon

Las hernias de la pared abdominal son uno de los trastornos más comunes que precisan de una intervención quirúrgica de pared abdominal para su solución definitiva. Las causas principales por las que se someten los pacientes a estas intervenciones son problemas de dolor, pérdida de fuerza y función de la pared abdominal. Estas hernias se producen cuando surge una protuberancia de un órgano o tejido a través de un orificio anatómico o de cicatrices, causadas por una debilidad o desgarro de la pared abdominal y que puede ser consecuencia de una lesión, envejecimiento o una causada por una incisión quirúrgica antigua.

Con el objetivo de dar a conocer las técnicas y tecnologías quirúrgicas que se utilizan para el tratamiento quirúrgico de pared abdominal en los casos más complejos de cierre de estas, el Hospital San Agustín de Avilés, en colaboración con Ethicon, compañía de Johnson and Johnson Medical, celebra las Jornadas de Pared Abdominal y Hernias Diafragmáticas los días 17 y 18 de marzo, a las que asisten expertos cirujanos y residentes. Se abordan de forma especial las eventraciones o hernias incisionales de pared abdominal compleja, es decir, aquellas hernias que aparecen en la zona de incisión de una intervención quirúrgica anterior, las hernias diafragmáticas y las hiatales de gran tamaño.

Para el tratamiento de este tipo de complicaciones a través de la cirugía de pared abdominal tienen especial importancia las tecnologías empleadas en ella, así, por ejemplo la colocación de mallas quirúrgicas en las operaciones de hernias paraestomales, sobre todo en las colostomías, pueden reducir la aparición de hernias. “Si no se colocan estas mallas la aparición de hernias supera el 50% de los casos, sumando además que la reparación de la hernia paraestomal supone mucha complejidad y recidivas de un 15-17%”, indica el doctor José Ignacio Jorge Barreiro, jefe de Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital San Agustín de Avilés.

Además de este tipo de prevención gracias a la colocación de mallas, también es importante realizar un correcto cierre a la hora de reconstruir la pared. “Para ello es necesario un buen conocimiento de la anatomía y de las técnicas por parte de los cirujanos, ya que algunas tecnologías como estas mallas o suturas permiten obtener mejores resultados en el paciente y aumentar la probabilidad de que no vuelvan a aparecer nuevas hernias”, comenta la doctora Isabel García Bear, directora del curso y adjunta del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo del Hospital San Agustín de Avilés.

¿Cirugía abierta o laparoscópica?
La cirugía de pared abdominal dispone de varias técnicas o métodos de realización en función del tamaño de las hernias que presenta en cada paciente. Por ello podemos hablar de la cirugía de pared abdominal abierta y la cirugía mínimamente invasiva de pared abdominal o laparoscópica. Esta última pese a que no se puede realizar en todos los pacientes (ya que implica realizar la cirugía con un orificio que no supere los 10 cm) supone importantes ventajas, ya que produce menor agresión quirúrgica y un rápido y mejor postoperatorio, lo que facilita una incorporación temprana a una vida normal de los pacientes que se someten a ella. “Este tipo de cirugía mínimamente invasiva, requiere un aprendizaje, por ello es necesario que los cirujanos que las practican tengan una formación de más alto nivel para su intervención con el fin de que puedan tener mejores resultados en el paciente, y para ello Johnson apoya y apoyará estos espacios de formación”, señala Rocco De Bernardis, director general de Johnson and Johnson Medical.

Por su parte, para el tratamiento quirúrgico de las eventraciones de gran envergadura, es decir superiores a 15 centímetros, o las hernias subcostales, está indicada la cirugía abierta.

Cada año, el Hospital San Agustín de Avilés realiza 300 intervenciones quirúrgicas tanto de cirugía abierta como laparoscópica”, indica el doctor José Ignacio Jorge Barreiro.