Inicio ASP ¿Final de operaciones de cataratas?

¿Final de operaciones de cataratas?

Compartir

Las cataratas es una de las dolencias oculares más comunes entre las personas, que suelen producirse, como regla general por la edad. Se calcula que este padecimiento lo soportan actualmente el 17% de las personas mayores de 40 años. Porcentaje que puede elevarse al 46% a partir de los 75.

La aparición de esta dolencia tan común tiene dos fuentes principales; la catarata senil, que tiene un claro origen en el envejecimiento de la persona y la “diabética”, cuya fuente se encuentra en la Diabetes Melitus.

Esta dolencia tiene la particularidad de que puede aparecer en cualquier edad e, incluso, en los niños. De ahí que se reconozca que está muy extendida, dando lugar a que la cirugía de cataratas sea el acto médico quirúrgico más realizado en el cuerpo humano.

Hoy se estima que en EEUU se realizan más de dos millones de cirugías de este tipo y en España, en torno a 250.000. Circunstancia que conlleva a pensar en el alto coste económico que este mal representa tanto para la sanidad pública como para la privada.

Un reciente estudio publicado en la revista Nature ha dado a conocer que un grupo de investigadores británicos parece haber encontrado un remedio sencillo a este mal que se encuentra extendido en todo el mundo. Se trata de una cura mucho menos invasiva que la quirúrgica actual. Es tan sencillo que el propio paciente, sin necesidad de ir a consulta, puede practicarla. Tan sencillo como aplicar unas simples gotas de colirio en sus ojos, con lo que, paulatinamente, empiezan a desaparecer los problemas que proporcionan las visiones borrosas. Con la salvedad de que si, por cualquier circunstancia este procedimiento se empieza a aplicar de manera temprana, dicho problema podría dejar de desarrollarse en el futuro, según indica el NHS (Sistema de Salud británico) este nuevo descubrimiento podría llevar a aliviar de forma contundente sus problemas de liquidez económica, debido a la considerable disminución de cirugías de este tipo que por esta vía dejarían de realizarse, según comentan también los investigadores. Situación que en España tendría la misma repercusión, donde se da el paradógico caso de que existen bastantes pensionistas a los que solo se les puede operar de un ojo –el más grave, como es natural- como parte del inicio de intento de remedio a este duro problema.

¿En qué consiste este revolucionario procedimiento? En la aplicación de unas simples gotas de Lanosterol. Una sustancia química que, de forma natural, se encuentra en los ojos sanos.

Los investigadores observaron cómo la aplicación de solo dos dosis de este líquido en los ojos enfermos conseguían que se fueran desvaneciendo loas grumos que, poco a poco, iban dañando paulatinamente el cristalino, devolviéndolo a su estado original.

Según los citados expertos, como el lanosterol se produce de forma natural en el ojo humano, es muy susceptible de ser utilizado como medicamento, confiando por ello que en uno o dos años, o cinco como máximo, podría traducirse en una aplicación generalizada, de un coste económico mucho más bajo que si se tratara de un específico que necesite más investigación y, por tanto, otro periodo prudente de pruebas químicas, según ha asegurado al Daily Mail, la Dra. Fiona Maerce, perteneciente al citado grupo investigador: “Estamos ante una medicación barata y efectiva, que podría suponer igualmente que otros tipos de pacientes, por ejemplo los afectados del mal del alzheimer, pudieran ser tratados también con este novedoso producto.

Otro miembro de la Comisión Investigadora, la Dra. Clara Eaglen, perteneciente también al Royal National Institute Blind People, ha indicado que cualquier innovación que pueda eliminar la necesidad de realizar una cirugía invasiva en cualquier tipo de pacientes, resultará beneficiosa para ellos y para los respectivos Sistemas de Salud.

Con objeto de que los profesionales de esta especialidad clínica no se llamen a engaño, los actuales investigadores británicos han realizado las siguientes aclaraciones:

  • En estos momentos estas gotas no están comercializadas y por tanto la cirugía de cataratas sigue siendo la única alternativa a su tratamiento.
  • Se estima que los tiempos de lanzamiento parece que serán bastante cortos, siendo muy posible que se estudien tratamientos combinados que no sólo incluyan lanosterol.

La Universidad de California, San Diego, opina que “dado que el lanosterol se produce de modo natural en el ojo humano, su uso como medicamento debe ser seguro, confiando en que se comiencen los primeros ensayos clínicos en uno o dos años, con lo cual los colirios de Lanosterol podrían ser comercializados en 5 o 7 años”.
..Lola Granada