No se pierda

Estudio muestra cómo la estimulación de la médula espinal reduce el aspecto emocional del dolor crónico

21 de marzo, 2016
dolor-crónico

Investigadores del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio han demostrado que los pacientes con dolor crónico pueden reducir su respuesta emocional al dolor a través de la estimulación de la médula espinal.

Los resultados del estudio están publicados en el último número de la revista Neuromodulation: “Technology at the Neural Interface”, publicada por la Sociedad Internacional de Neuromodulación.

Nuestro estudio inicial proporciona información detallada sobre el papel que desempeñan las redes emocionales del cerebro para aliviar el dolor crónico. Somos los primeros en demostrar que la estimulación terapéutica de la médula espinal puede reducir la conectividad emocional y su tratamiento en determinadas áreas del cerebro, en las personas con dolor crónico“, dijo el investigador principal, el Dr. Ali Rezai, director del Centro para la Neuromodulación. “Ser capaces de modular las conexiones entre las áreas del cerebro implicadas en las emociones y las vinculadas a las sensaciones puede ser un mecanismo importante para el alivio del dolor relacionado con la estimulación de la médula espinal“.

Un grupo de investigadores del Instituto Neurológico de la Universidad Estatal de Ohio estudiaron a 10 pacientes a los que se les implantó un estimulador de la médula espinal para reducir el dolor crónico y servero que sufrían en la pierna. Esta investigación se basa en hallazgos anteriores que plantearon el concepto de la teoría de la neuromatriz, en la que la percepción del dolor varía de acuerdo a influencias cognitivas, emocionales y sensoriales.

La red en modo automático (DMN) es la red funcional más importante del estado de reposo y desempeña un papel clave en los aspectos cognitivos y emocionales de la percepción del dolor. También se ha relacionado con los ejes de conectividad funcional y las redes cerebrales. La DMN en reposo es anormal en pacientes con afecciones dolorosas crónicas, lo que implica esas enfermedades crónicas tengan un efecto en áreas que van más allá de la percepción del dolor.

Mediante el uso de resonancia magnética funcional (fMRI), estudiamos las áreas del cerebro implicadas en la percepción del dolor y la modulación. Si podemos entender las redes neuronales implicadas en la fisiopatología del dolor, entonces podemos desarrollar nuevas terapias para controlar el dolor crónico persistente“, dijo el Dr. Milind Deogaonkar, un neurocirujano del estado de Ohio especializado en Neuromodulación.
..Susana Calvo