No se pierda

Médicos occidentales, israelíes y árabes gestionan los órganos y la sangre de los condenados de la guerra de Siria

29 de marzo, 2016
Iraq hospital

Las extracciones de órganos se han convertido en un floreciente negocio para el Estado Islámico. Los órganos sanos de los apóstatas que van a ser ejecutados pasan a los cuerpos de los soldados musulmanes que luchan en la guerra, además de donar su sangre para salvar la vida de los yihadistas, o son vendidos en la vecina Siria o en el Kurdistán.

La fatua (edicto religioso) 68 del 31 de enero de 2015 dice que “trasplantar órganos de un apóstata a un musulmán (…) es permisible”, y también dice que “no está prohibido la extirpación de órganos que pueda acabar con la vida de un cautivo“. De aquí que Mosul Eye haya obtenido la confirmación, por fuentes hospitalarias, que ya hay establecido un departamento quirúrgico que está practicando las extracciones de órganos a los prisioneros. De hecho, el embajador iraquí ante la ONU, Mohamed al Alhakim, afirmó hace un año que 12 médicos de Mosul habían sido asesinados por negarse a extirpar órganos.

Según informa El Mundo, para el negocio del tráfico de órganos, hay “una flota especial de automóviles equipados con refrigeradores se encarga de transportar los órganos”.
..Redacción