No se pierda

Investigadores asocian ausencia de una proteína a la regeneración del tejido hepático

29 de marzo, 2016
regeneracion higado

Científicos del Instituto de Investigación Médica Pediátrica de la UT Southwestern Medical Center (CRI) informan que la desactivación de un gen determinado de codificación de proteína promueve la regeneración de los tejidos del hígado de los mamíferos.

Esta investigación nos da ideas sobre nuevas formas de tratar la lesiones de hígado o la enfermedad hepática crónica“, dijo su autor principal, el Dr. Hao Zhu, y profesor asistente en la CRI. El estudio fue publicado la semana pasada en la revista Cell Stem Cell.

Las colas de los lagartos y los brazos de las estrellas de mar muestran una capacidad asombrosa para volver a crecer, pero los mamíferos han perdido parcialmente la capacidad de regenerar partes del cuerpo, dijo el Dr. Zhu. El hígado es el único de los órganos sólidos humanos con una fuerte capacidad regenerativa. Un hígado sano puede regenerar hasta un 70% de su tejido después de una lesión, explicó.

Sin embargo, cuando el hígado ha sido dañado en varias ocasiones – por toxinas químicas o enfermedad crónica – pierde su capacidad de regeneración. Después de repetidas lesiones formas, cirrosis o tejido cicatricial, aumenta considerablemente el riesgo de padecer cáncer, dijo el Dr. Zhu, que también trata a pacientes con cáncer hepático en el Hospital Parkland Memorial. El laboratorio de Zhu estudia tanto la regeneración, cuando proliferan las células para reparar un órgano, como el cáncer, cuando las células proliferan fuera de control.

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) informa que las muertes por cáncer de hígado aumentaron hasta la tasa más alta de todos los cánceres comunes desde 2003 hasta 2012. Además de la cirrosis, los factores de riesgo para el cáncer de hígado incluyen infecciones causadas por el virus de la hepatitis C (VHC), daño hepático por alcohol u otras toxinas, enfermedad hepática crónica y ciertos trastornos genéticos raros.

El Dr. Zhu comenzó su investigación estudiando a un ratón que carecía de ARID1A, la versión en ratón de un gen asociado a algunos tipos de cáncer humanos.

En los seres humanos, el gen ARID1A está mutado en varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer de hígado, cáncer de páncreas, cáncer de mama, cáncer de endometrio, cáncer de pulmón, y la lista continúa” dijo el Dr. Zhu. “No está mutado en todos y cada uno de los tipos de cáncer, pero sí en un número significativo. Esas mutaciones se observan en un 10-20% de todos los cánceres, y las mutaciones inactivan la función del gen“.

Basándose en esta asociación, los investigadores plantearon la hipótesis de que los ratones que carecen del gen ARID1A desarrollarían daños en el hígado y, con el tiempo, cáncer de hígado. Se sorprendieron cuando el caso resultó ser lo contrario – no se produjo ningún daño en el hígado. De hecho, los hígados de los ratones se regeneraron más rápido y parecieron funcionar mejor, añadió.

Los hígados fueron resistentes a daños en los tejidos y sanaron mejor, que son dos cosas buenas – como jugar atacando y defendiendo al mismo tiempo” dijo. “Estos resultados abrieron una nueva vía de investigación para nosotros, y a través de esa investigación hemos encontrado una nueva función de este gen“.

Durante la observación, los hígados de los ratones sin el gen estaban más sanos y los análisis de sangre confirmaron una función hepática mejorada. Cuando los investigadores suprimieron el gen en ratones con diversas lesiones hepáticas, observaron que los hígados reemplazaron la masa de tejido más rápidamente y demostraron una reducción de la fibrosis en respuesta a la lesión química. Además, otros tejidos como una herida en la piel, sanaron rápidamente en ratones con deficiencia de ARID1A.

Actualmente no hay medicamentos disponibles que imiten la falta de esta proteína, aunque los investigadores están empleando una subvención del Cancer Prevention and Research Institute of Texas (CPRIT) para buscar uno.

Queremos identificar pequeñas moléculas que imitan el efecto de estos hallazgos genéticos. El fármaco ideal sería aquel que ayuda a curar el hígado mientras que inhibe el desarrollo del cáncer. Ese sería el fármaco perfecto para mis pacientes“, dijo el Dr. Zhu.

El Dr. Zhu dijo que la pérdida del gen y la proteína que se expresa puede acelerar la regeneración, mediante la reorganización de cómo se empaquetan los genes en el genoma, de tal forma que las células pueden cambiar más fácilmente hacia un estado más regenerativo, algo así como un conmutador.

De alguna manera, la pérdida de este gen parece que hace más fácil a la célula ir y venir“, dijo. “Este estudio abre nuevas áreas para investigar cómo rejuvenecer los tejidos sin necesidad de aumentar el riesgo de cáncer, aunque se tendrán que realizar muchas más pruebas para determinar cómo se altera el riesgo de todos los tipos de cánceres de hígado“.
..Susana Calvo