Inicio ASP El desarrollo de medicamentos biosimilares ahorraría hasta 98 millones de euros en...

El desarrollo de medicamentos biosimilares ahorraría hasta 98 millones de euros en 2020

Compartir

Hasta 98 millones de euros (110.000 millones de dólares), es la cantidad que se podría ahorrar con el desarrollo de medicamentos biosimilares en 2020, y es que así lo asegura un nuevo informe que, publicado esta semana por IMS Institute for Healthcare Informatics, analiza la situación del sector farmacéutico a nivel mundial.

El informe que, tiene en cuenta al mercado estadounidense y los cinco mercados europeos más importantes (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido), indica que darse cuenta del ahorro dependerá de los proveedores de salud y del conocimiento del médico en relación a esos fármacos, de tal modo que se puedan adoptar una serie de medidas y estrategias inteligentes que faciliten el acceso a esos fármacos.

La pregunta del millón: ¿cómo se lograría ese ahorro? Pues se basaría en el desarrollo de biosimilares de los ocho principales medicamentos biotecnológicos, incluyendo ‘Humira’ de Abbvie y ‘Herceptin’ de Roche, que están a punto de perder la protección de patentes en los próximos cinco años.

El ahorro proviene del descuento que supone en el precio, si éste fue del 40%; el ahorro se reduciría a 74 millones de euros con un descuento del 30% y 49 millones a 20%.

El potencial del desarrollo de biosimilares no pasa desapercibido para los inversores

Es un hecho cada vez más evidente que el potencial del desarrollo de biosimilares llama cada vez más la atención de los inversores, muchos preocupados por el impacto que puede tener en grandes empresas como Roche y Abbvie. Y es que el interés en los biosimilares ha crecido significativamente en los últimos dos años gracias a la llegada de copias de fármacos de anticuerpos sofisticados que se encuentran entre los medicamentos de venta con receta de mayor venta en el mundo.

Por otra parte, el informe considera que se presenta una oportunidad para un grupo emergente de especialistas en biosimilares, como Celltrion de Corea del Sur y grandes fabricantes de medicamentos genéricos con la biotecnología ‘know-how’, como Sandoz (unidad de Novartis).

Europa tiene una larga experiencia con los biosimilares, después de que aprobara el primero de estos productos hace 10 años, pero es cierto que todavía su incorporación varía mucho de un país a otro, dependiendo de las condiciones de la economía y mercado local.

Accede aquí al estudio completo del IMS Institute for Healthcare Informatics

..Redacción