No se pierda

Científicos japoneses crean células iPS capaces de regenerar el miocardio

5 de abril, 2016
Células iPS

Un grupo de científicos japoneses ha desarrollado un método para cultivar células de pluripotencia inducida (iPS) que, capaces de regenerar el tejido muscular del corazón, podría facilitar los trasplantes de miocardio.

El equipo de investigadores de la Universidad de Keio (Tokio) ha logrado producir en laboratorio células similares a las del miocardio con una tasa de éxito del 90%, empleando un cultivo que reduce el riesgo de que éstas se reproduzcan de forma cancerosa.

Estas células iPS “de alta pureza” que, hasta ahora solamente se habían probado en animales, será ya el próximo año, cuando comiencen a emplearse en test clínicos para garantizar así que pueden implantarse de forma segura en pacientes humanos, tal y como informó el centro universitario en un comunicado.

Keiichi Fukuda, director de la investigación, afirma que esta tecnología, para toda la comunidad médica supone “un gran paso adelante”, y es que hace posible que hace la creación artificial de células del miocardio que podrían emplearse en pacientes que hayan sufrido fallos cardíacos.

Se espera que la aplicación clínica de las células iPS que, poseen la capacidad de convertirse en cualquier tipo celular especializado, pueda ampliar las posibilidades de los tratamientos regenerativos y suponga un importante avance hacia la medicina personalizada.

El pionero en generación de iPS, fue el médico japonés Shinya Yamanaka que, galardonado con el Nobel de Medicina en 2012 junto al británico John B. Gurdon, está considerado el “padre” de las células iPS.

Yamanaka, especialista en cirugía ortopédica, logró en 2006 generar las células madre pluripotentes inducidas (iPS) con características, hasta entonces, que los investigadores creían que solamente poseían las células embrionarias.

Este premio reconoce a quienes descubrieron que las células maduras, especializadas, pueden reprogramarse para volver a ser células inmaduras, capaces de convertirse en todos los tejidos del cuerpo”, indicaba por aquel entonces el comunicado del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) informando del fallo del premio, y pon ende, el motivo por el que se premiaban a estos investigadores.
..Redacción