Inicio ASP Investigadores han descubierto nueva pista sobre la producción de autoanticuerpos en pacientes...

Investigadores han descubierto nueva pista sobre la producción de autoanticuerpos en pacientes con lupus

Compartir

Una molécula de señalización llamada “interferón gamma” podría ser la clave para la comprensión de cómo se forman autoanticuerpos nocivos en pacientes con lupus. El hallazgo podría conducir a nuevos tratamientos para esta enfermedad autoinmune crónica, dijeron los investigadores del Facultad de Medicina de Penn State.

El lupus eritematoso sistémico (LES) es la forma más común de lupus. En los pacientes con LES, el sistema inmunológico forma autoanticuerpos que atacan las células del propio cuerpo, causando inflamación y daño tisular. Conocer cómo se forman estos anticuerpos deshonestos es un área importante de interés para los investigadores de lupus.

Cuando un patógeno como un virus invade el cuerpo, las células inmunes llamadas linfocitos B se multiplican para combatir al “forastero”. Estos grupos de linfocitos B producen anticuerpos diseñados específicamente para luchar contra el invasor o se convierten en células secretoras de anticuerpos y células de memoria B que ayudarán a proteger la próxima vez que se encuentre el mismo patógeno.

Tanto en seres humanos como en ratones con lupus, los grupos de linfocitos B (células B) surgen espontáneamente en ausencia de una infección patógena. En lugar de producir anticuerpos para combatir una infección, estos grupos especializados bombean autoanticuerpos que atacan el tejido sano. Estos ataques contra las propias células del cuerpo son el sello distintivo de un trastorno autoinmune.

También se crean células B secretoras de autoanticuerpos y células B de memoria que generan continuamente autoanticuerpos, lo que provoca ataques continuos, inflamación crónica y – con el tiempo – daños en los órganos.

Pero, ¿qué factores impulsan el desarrollo de las células B, llamadas células B autorreactivas, que producen los autoanticuerpos?

En el estudio dirigido por S. M. Ziaur Rahman, profesor asistente de microbiología e inmunología, el equipo de la Facultad de Medicina de Penn State observó que una citoquina – una proteína de señalización celular – llamada interferón gamma podría jugar un papel clave. La investigación fue publicada el pasado 11 de abril en el Journal of Experimental Medicine.

El interferón gamma estimula las células inmunes como parte de la respuesta inmune normal a la infección. Estudios anteriores mostraron que las personas con LES tienden a tener niveles más altos de interferón gamma, y los ratones con lupus que son deficientes en él han reducido la producción de autoanticuerpos y la gravedad de la enfermedad renal, una de las mayores complicaciones del lupus.

Para averiguar si el interferón gamma está detrás de la formación de grupos de linfocitos B que producen anticuerpos, los investigadores examinaron los ratones con lupus cuyos receptores de interferón gamma receptores en las células B habían sido eliminados.

En estos ratones no se formaron los grupos perjudiciales de células B, mientras que en los ratones con lupus que todavía tenían sus receptores de interferón gamma intactos, sí se formaron. Los ratones sin receptores de interferón gamma también tuvieron niveles más bajos de autoanticuerpos implicados en el lupus, en comparación a los ratones con lupus con un número normal de receptores.

Esto sugiere que la señalización del interferón gamma en las células B es crítica para la formación de grupos de linfocitos B que se desarrollan espontáneamente y para la autoinmunidad“, dijo Rahman. “Si se pudiera apuntar a esta vía de señalización del interferón gamma en las células B, se podría potencialmente tratar el lupus“.

Los investigadores también descubrieron que los grupos de linfocitos B normales podrían producir anticuerpos para combatir infecciones reales, incluso en ausencia de la señalización del interferón gamma.

Las opciones actuales de tratamiento para LES se limitan a la utilización de agentes inmunosupresores que reducen la función inmune en general y hacen a los pacientes ser susceptibles a la infección. Una intervención dirigida a la vía de interferón gamma podría suponer una mejora para los pacientes con lupus, ya que eliminaría los grupos desarrollados de forma espontánea de las células B que producen autoanticuerpos y mantienen las respuestas de las células B normales intactas para luchar contra la infección, dijo Rahman.
..Susana Calvo