No se pierda

Los beneficios de la aspirina para las enfermedades cardiovasculares y el cáncer colorrectal, reafirmados

15 de abril, 2016
beneficios aspirina

Para algunos pacientes, vale la pena correr el riesgo de experimentar los efectos adversos de una dosis regular de aspirina con el fin de reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el cáncer colorrectal, según una investigación publicada en la revista Annals of Internal Medicine.

El cáncer colorrectal (CCR) es el tercer cáncer más comúnmente diagnosticado en hombres y mujeres. También es una causa principal de muerte por cáncer. En 2011, más del 50% de todas las muertes en EE.UU. fue debida a enfermedades del corazón, cáncer o un accidente cerebrovascular.

Se sabe que una dosis baja de aspirina cada día reduce el riesgo de sufrir ataques al corazón, accidente cerebrovascular y cáncer. Sin embargo, en las personas que son susceptibles, puede conducir al sangrado de estómago e intestinos y a accidentes cerebrovasculares causados por sangrado en el cerebro.

La Clínica Mayo describe cómo la aspirina puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) previniendo la coagulación de la sangre.

La sangre contiene plaquetas, o células de coagulación, que, acumulándose en el lugar de una herida y formando un tapón que sella la abertura, ayudan a detener el sangrado.

En el caso de la aterosclerosis, los vasos sanguíneos se estrechan, aumentando el riesgo de coagulación en la arteria. Un coágulo en la arteria puede impedir que la sangre fluya hacia el corazón, causando un ataque al corazón.

La aspirina actúa haciendo que las plaquetas no se acumulen.

Sopesando los beneficios y los riesgos
El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) invitó a los investigadores a considerar los riesgos y beneficios de tomar aspirina en tres análisis sistemáticos de evidencia y un trabajo de modelación, antes de hacer recomendaciones basándose en estos hallazgos.

Los tres exámenes confirman que la aspirina puede ayudar a hombres y mujeres para prevenir un primer caso de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico y un estudio presenta nueva evidencia de que la aspirina puede ayudar a reducir el riesgo de CRC.

Los resultados también confirman el riesgo de la aspirina a tener un sangrado gastrointestinal grave y un accidente cerebrovascular hemorrágico, lo que representa un reto para los médicos que necesitan decidir si prescribir o no prescribir aspirina para sus pacientes.

La USPSTF encomendó un trabajo de modelado de simulación para evaluar el beneficio general de la aspirina, dependiendo de la edad, el sexo y el riesgo de ECV.

Los resultados del modelo indican que, para la mayoría de la gente, un uso vitalicio de la aspirina, comenzando a una edad entre los 50 y 69 años, puede mejorar la calidad de vida en general o disminuir la enfermedad, siempre y cuando no tengan un riesgo de sangrado.

Para los pacientes de 50 a 59 años, con un 10% o más de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en 10 años, el USPSTF propone una dosis baja de aspirina para ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares y el CRC. Los pacientes no tendrían por qué tener un alto riesgo de sangrado, deberían tener una esperanza de vida de 10 años o más, y también debe estar dispuestos a tomar la dosis durante al menos 10 años.

De los 60 a los 69 años, la aspirina puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en personas con una probabilidad de un 10% o más de desarrollar enfermedad cardiovascular en los próximos 10 años. Una vez más, no debería haber ningún riesgo de sangrado, la esperanza de vida debería ser de 10 años o más, y el paciente debe estar dispuesto a tomar aspirina durante al menos 10 años. La decisión debe ser acordada entre el médico y el paciente.

La USPSTF dice que se necesita más investigación para evaluar si tomar aspirina es beneficioso para las personas que son menores de 50 años o mayores de 70 años.

En pacientes mayores sin riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, los riesgos asociados con la aspirina se consideran demasiado grandes como para que su uso valga la pena, y para los menores de 50 años, no hay pruebas suficientes sobre las que basar una recomendación.

La USPSTF insta a los médicos a que tengan en cuenta las preferencias de los pacientes y a que estimulen el compromiso del paciente a tomar estas y otras decisiones.

En las recomendaciones actuales, se han actualizado las realizadas por el USPSTF en 2009 sobre el uso de la aspirina para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, así como las recomendaciones hechas en 2007 con respecto al uso de la aspirina y los esteroides no antiinflamatorios (AINE) para prevenir la CRC.

La USPSTF señala que la recomendación se basa en el beneficio combinado de la reducción de las enfermedades cardiovasculares y CRC, y sólo en los niveles de riesgo de un 10% o más de ECV a 10 años es donde hay certeza de que los beneficios superan a los daños causados por el uso de dosis bajas de aspirina.

La Clínica Mayo recomienda a los pacientes no comenzar a tomar aspirina por ellos mismos, sino que consulten a un médico en primer lugar, más que nada por los riesgos.
..Susana Calvo