No se pierda

Nueva tecnología permite usar las manos a un tetrapléjico

18 de abril, 2016
Dispositivo tetrapléjico

Un hombre de Ohio que quedó paralizado en un accidente mientras buceaba en las olas, ahora es capaz de agarrar una botella o jugar el videojuego “Guitar Hero” gracias a un pequeño chip colocado en su cerebro que permite a su mente guiar las manos y los dedos, sorteando la médula espinal dañada.

El pasado miércoles 13 de abril de 2016, los científicos describieron los logros alcanzados por este tetrapléjico de 24 años de edad, Ian Burkhart, utilizando un chip implantado que transmite señales desde el cerebro, a través de 130 electrodos en su antebrazo, para producir el movimiento muscular en sus manos y dedos.

Burkhart ya demostró por primera vez la tecnología “by-pass neuronal” en 2014, cuando fue capaz de abrir y cerrar la mano. Pero los científicos, en una investigación publicada en la revista Nature, dicen que ahora puede realizar múltiples tareas útiles con movimientos de mano y dedos más sofisticados.

La tecnología, que por ahora sólo se puede utilizar en el laboratorio, está siendo perfeccionado con vistas hacia un sistema inalámbrico, sin la necesidad de un cable que va desde la cabeza, para retransmitir las señales del cerebro.

Este estudio marca la primera vez que una persona que vive con parálisis ha recuperado el movimiento mediante el uso de señales registradas en el cerebro“, dijo el investigador en medicina bioelectrónica Chad Bouton, del Instituto Feinstein para la Investigación Médica con sede en Nueva York, que trabajó en el estudio del Battelle Memorial Institute en Ohio.

Burkhart dijo que la tecnología le permite actuar como “un miembro normal de la sociedad“.

La tecnología podría ayudar a las personas, no sólo después de las lesiones de médula espinal, sino después de accidentes cerebrovasculares o lesiones cerebrales traumáticas, añadió Bouton.

El paciente, que fue ex portero de lacrosse, sufrió una fractura en el cuello y daños en la médula espinal a los 19 años tras sumergirse en una ola en Carolina del Norte en 2010, lo que le causó parálisis de los brazos y las piernas. Este tipo de lesiones interrumpen las vías de señales del sistema nervioso entre el cerebro y los músculos.

Los cirujanos implantaron el chip del tamaño de un guisante en su corteza motora, que controla la actividad muscular voluntaria. El chip, conectado a un cable que va desde la cabeza hasta un manguito que contiene los electrodos envueltos alrededor de su antebrazo, envía señales cerebrales que estimulan los músculos que controlan las manos y los dedos.

Burkhart, con seis movimientos de muñeca y mano, pudo girar su mano, hacer un puño, hacer un pellizco, agarrar objetos como una botella, una cuchara y un teléfono, pasar una tarjeta de crédito y jugar a un videojuego que simula el rasgueo de guitarra.

El neurocirujano del Ohio State University Medical Center Wexner, Ali Rezai, calificó los resultados como “un hito en la evolución de la tecnología de interfaz cerebro-ordenador“.

Las cosas se están desarrollando mejor de lo que imaginaba“, concluyó Burkhart.
..Susana Calvo